La Policía Nacional obligó el martes a regresar a su país a una ciudadana búlgara que llegó al aeropuerto de Son Sant Joan y que no pudo aportar una causa justificada para su viaje, como establece el decreto del estado de alarma para frenar la pandemia del coronaviruspandemia del coronavirus.

Los agentes detectaron a la viajera ayer en el aeropuerto de Son Sant Joan. La Policía Nacional comprobó que no estaba justificado su desplazamiento, levantó acta y le impidió la entrada en Mallorca. Posteriormente, se procedió a retornar a la ciudadana a Bulgaria.

La Guardia Civil denunció ayer a tres pasajeros en el puerto de Eivissa que llegaron a la isla en un buque procedente de Valencia por no poder justificar su viaje. Del mismo modo, los agentes impidieron el embarque a otra persona, que se dirigía a Valencia, y le levantaron un acta por desobediencia por no poder acreditar el motivo de su desplazamiento. En Formentera, la Guardia Civil denunció a otro pasajero por no ustificar su trayecto desde Dénia.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y las Policías Locales, levantaron el martes 39 actas administrativas por desobediencia en Balears por incumplimiento de las restricciones de movimiento por el estado de alarma.