19 de mayo de 2020
19.05.2020
Diario de Mallorca
Tribunales

Cinco años de cárcel por abusos sexuales a la hija de su pareja en Palma

El Tribunal Superior ratifica la condena por someter a tocamientos a una niña de 12 años durante meses

18.05.2020 | 20:18
El acusado, durante el juicio celebrado en la Audiencia de Palma.

El Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB) ha ratificado la condena de cinco años de prisión a un hombre por abusos sexuales a la hija de su pareja, una niña de doce años, en Palma. La sentencia de la Audiencia Provincial consideró probado que el acusado sometió a tocamientos íntimos a la víctima con diversas excusas, como ponerle cremas o darle masajes, durante meses. El hombre alegó que no había pruebas de cargo contra él y que la declaración de la menor no era suficiente, pero los magistrados han rechazado este argumento.

Según el fallo judicial, los abusos se sucedieron al menos entre 2015 y mayo de 2016 en el domicilio de Palma donde convivían el hombre, de 58 años, su pareja y la hija de esta, de 12. A lo largo de esos meses, el acusado sometió a la menor a tocamientos en los pechos, el culo y la vagina al menos en cuatro ocasiones. Para cometer los abusos utilizaba varios pretextos, como untarle cremas para el dolor en las piernas antes o después de que ella fuera al gimnasio, lograr que se relajara para ponerse las lentillas o eliminarle estrías. Además, al menos una vez le dio un beso en la boca mientras le decía: "Me gustas. Te quiero".

Estos abusos provocaron en la menor problemas de ansiedad y depresión, de los que fue tratada en la Unidad Terapéutica de Abuso Sexual Infantil (UTASI).

La sentencia de la Audiencia de Palma declaró al sospechoso autor de un delito continuado de abusos sexuales a menor de dieciséis años. El tribunal apreció la atenuante de dilaciones indebidas, ya que la causa estuvo paralizada durante casi dos años a la espera de un dictamen pericial. Así, le impuso una condena de cinco años y un día de prisión, siete años de libertad vigilada, la prohibición de acercarse a la víctima durante 14 años y una indemnización para la perjudicada de 6.000 euros.

El hombre recurrió el fallo ante la sala de lo civil y penal del TSJB. Según su alegato, la declaración inculpatoria de la víctima y las conclusiones de la psicóloga forense y la técnico de la UTASI que la atendieron no eran prueba suficiente de cargo para condenarlo. Los magistrados han rechazado este argumento, y resaltan que el relato de la menor reúne todos los requisitos de credibilidad y "acredita, fuera de toda duda, que los hechos ocurrieron como han sido declarados probados".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook