22 de marzo de 2020
22.03.2020
Tribunales

Confirman la pena de ocho años de cárcel por un secuestro y un alunizaje en Palma

La Audiencia rechaza que la víctima no pudiera reconocer al condenado porque se tapara parcialmente la cara

21.03.2020 | 20:44

La Audiencia Provincial de Palma ha confirmado la sentencia de ocho años y medio de prisión para un delincuente de 47 años que en 2015 participó en el secuestro de un hombre, al que dos individuos atacaron cuando se subió en su coche y le mantuvieron retenido varias horas, le robaron, le agredieron y utilizaron su turismo para perpetrar un "alunizaje" –un robo en un comercio tras destrozar la puerta con el vehículo–. El tribunal rechaza la tesis de la defensa, que arguía que la víctima no pudo reconocer al condenado porque los agresores se tapaban parcialmente las caras, al tiempo que considera lícito que la investigación se valiera de la información de un confidente.

Los hechos, que fueron juzgados por un juzgado de lo penal de Palma, ocurrieron durante la madrugada del 12 de abril de 2015, cuando la víctima se subió a su coche, un Opel Corsa, en la calle Francisco Martí Mora, de Palma. En ese momento, cuando se disponía a arrancar, dos individuos abrieron las puertas del vehículo y se introdujeron en él. Le propinaron puñetazos en la cara, le amenazaron y le obligaron a pasar a la parte trasera del vehículo, tirado en el suelo, mientas uno de ellos le colocaba un pie sobre su cabeza y le seguía golpeando, al tiempo que su cómplice, que se puso al volante e inició la marcha, le decía: "Pínchale, pínchale".

La víctima intentó sacar su teléfono móvil para llamar a la Policía, pero uno de los atacantes se lo arrebató y lo tiró por la ventanilla. Le quitó la cartera y, tras quedarse los quince euros que llevaba, la tiró también, al igual que un ordenador.

Los dos asaltanes condujeron durante varias horas por Palma, hasta que, sobre las cinco de la madrugada, se dirigieron a un comercio de la calle Joan Alcover. Allí empotraron violentamente el coche contra la valla metálica de la puerta del establecimiento. Uno de los delincuentes entró en el comercio mientras el otro permanecía en el coche, vigilando y golpeando a la víctima. Se llevaron de allí varias botellas de licor y la caja registradora con 400 euros, aunque ocasionaron daños por valor de 4.000 euros. Se dieron de nuevo a la fuga con el coche y la víctima dentro. Fueron al Polígono de Levante y allí dejaron al hombre en su coche, y se marcharon a pie.

El Grupo de Atracos de la Policía Nacional puso en marcha una investigación que condujo a la detención de un sospechoso, un delincuente habitual con numerosos antecedentes y varias condenas firmes por robo con fuerza, robo de vehículo y robo con violencia e intimidación. Este hombre fue condenado en junio de 2019 por los delitos de detención ilegal, robo con violencia e intimmidación y robo con fuerza en las cosas a un total de ocho años y medio de cárcel. Su cómplice no pudo ser identificado.

La defensa del condenado planteó un recurso, aduciendo entre otras cosas que era muy difícil que la víctima le hubiera reconocido si, como admitió, los dos asaltantes se cubrían las caras con una braga y un pañuelo palestino. También cuestionaba que la investigación se hubiera basado en la información facilitada por un confidente.

Respecto al reconocimiento de la víctima, el tribunal considera que la declaración es creíble, y acepta que pudiera recordar detalles de lo ocurrido pasadas las primeras horas de confusión. También considera lícita la utilización por parte de la Policía de un confidente para identificar al sospechoso.

Por todo ello, la Audiencia rechaza el recurso de apelación planteado por la defensa y confirma la pena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook