26 de enero de 2020
26.01.2020

"Había unas llamas enormes"

La bisabuela del niño se asomó al balcón para pedir auxilio. "Salía muchísimo humo por las ventanas", explicó un testigo

26.01.2020 | 02:45

Conmoción en Vilafranca. El Ayuntamiento decretó tres días de luto oficial y suspendió todos los actos previstos por la muerte del pequeño. El colegio Es Cremat, al que acudía, mostró también su pesar por lo ocurrido: "Siempre llevaremos a Tomeu en nuestros corazones"

Unos gritos desesperados quebraron la tranquilidad de la calle Sant Josep. Pasaban unos minutos de las diez de la mañana y varios vecinos corrieron a ver qué pasaba. "Había unas llamas enormes y salía muchísimo humo por las ventanas", explicaba ayer un testigo. La mujer, como buenamente pudo, explicó que su bisnieto de cinco años estaba dentro de la casa, atrapado por el humo y las llamas que la estaban devorando. La octogenaria logró salir y varios vecinos se arremolinaron ante la vivienda, pero fueron incapaces de adentrarse para sacar al pequeño. "Había mucha carga de fuego y una gran humareda", explicó el director insular de emergencias, Xisco López, que acudió al lugar del siniestro. El Ayuntamiento de Vilafranca decretó tres días de luto oficial y suspendió todas las actividades programadas.

Los padres del niño se habían ido de viaje a Madrid y el pequeño Tomeu se quedó en casa de su bisabuela. Según explicó la anciana a los equipos de emergencias, fue el propio menor quien avisó a su abuela de que se había declarado el incendio. "Parece ser que [el niño] se ha quedado atrapado en uno de las habitaciones que se ha llenado de humo, donde lo han encontrado los bomberos", señaló López. "Ha sido un incendio importante. Creemos que ha empezado en la cocina y luego se ha extendido a otras estancias. Toda la casa está afectada, pero la estructura no parece dañada", valoró.

Mientras los bomberos trabajaban para sofocar el incendio, los efectivos sanitarios intentaban con ahínco salvar la vida del niño. Durante una hora le practicaron maniobras de reanimación, pero desistieron. La muerte del pequeño Tomeu, cuya familia paterna vive en Vilafranca desde hace generaciones, causó una gran conmoción en el pueblo. El Ayuntamiento decretó ayer mismo tres días de luto oficial, suspendió todos los actos previstos y las banderas del consistorio ondeaban a media asta. La corporación municipal transmitió su "más sincero pésame y la solidaridad más afectiva con la familia" del niño.

El menor iba a clase al colegio Es Cremat, en Vilafranca, cuya comunidad educativa mostró también su pesar por la tragedia. "Hoy lloramos la marcha de nuestro alumno de la clase naranja. Siempre tendremos a Tomeu en nuestros pensamientos y en nuestros corazones. Nuestro apoyo a todos los familiares y amigos en este doloroso momento, especialmente a su hermano y a sus padres", publicó la APIMA del centro en su cuenta de Facebook junto a un crespón negro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook