11 de enero de 2020
11.01.2020
Diario de Mallorca

Investigan si la niña de Corea fue captada por una red de prostitución infantil

La Policía detiene a la adolescente de 16 años acusada de intimidar a la víctima para que tuviera relaciones con los chicos

11.01.2020 | 02:45

La Policía Nacional está investigando si la niña de 13 años violada supuestamente por seis adolescentes en Palma fue captada por una red de prostitución infantil. En la denuncia sobre la agresión sexual, la víctima hizo referencia a la existencia de un grupo organizado dedicado a reclutar a menores en situación vulnerable para que mantengan relaciones sexuales a cambio de drogas y dinero. La niña ofreció detalles importantes del caso, que están siendo analizados por los investigadores. Mientras, los agentes detuvieron anteayer a la adolescente de 16 años acusada de intimidar a la víctima para que mantuviera relaciones sexuales con los seis chicos. En total, han sido arrestados por la agresión sexual siete menores y un joven de 19 años.

En la denuncia presentada el pasado 25 de diciembre, una educadora y una trabajadora social del centro de acogida donde reside la niña explicaron que esta suele fugarse cada cierto tiempo para mantener relaciones sexuales con personas mayores que ella. Cuando se escapa, añadieron, acude a un piso de Son Gotleu, donde al parecer suelen refugiarse menores huidos de centros.

La niña, en su declaración ante los investigadores, contó que tras su última fuga las pasadas navidades quedó con una amiga y ambas fueron al inmueble de Son Gotleu para coger alguna joya y venderla. Según su relato en Nochebuena acudió a un bar de esa barriada cuya dueña, de la que llegó a dar el nombre, se dedica a captar a menores para prostituirlos. La niña relató que en el local, donde consumió alcohol, varias personas empezaron a ofrecerle dinero a cambio de sexo. La Policía ha abierto una nueva línea de investigación para esclarecer la existencia de esta red de prostitución infantil, sin aparente relación con la agresión sexual en la barriada de Camp Redó. La banda estaría captando a chicos huidos de centros de acogida e internamiento para, aprovechándose de su especial vulnerabilidad, ponerlos en contacto con adultos para prostituirse.

La niña contó, con algunas lagunas, que esa noche acabó en la vivienda de Corea donde estaban los seis adolescentes acusados y dos chicas. Una de estas, de 16 años, la habría intimidado para que tuviera sexo con los menores. "Si no, no te dejaré salir", le habría dicho. Según informó ayer la Policía, esta menor fue localizada, detenida e interrogada el jueves por la tarde por actuar como "supuesto enlace" entra la denunciante y los acusados.

La niña explicó que tras esta amenaza mantuvo relaciones sexuales contra su voluntad con todos los adolescentes, en algunos casos completas. Las violaciones habrían tenido lugar tanto en la vivienda como en un cuadriciclo con el que uno de los chicos la llevó a un descampado. La víctima apuntó que uno de los menores le habría propinado un guantazo cuando mostró su negativa a continuar con las prácticas sexuales.

Los seis chicos acusados de violar a la niña, de entre 14 y 17 años, admitieron que habían mantenido relaciones con ella, pero afirmaron que fueron consentidas. Según sus versiones, la víctima aceptó primero ir a una de las habitaciones con uno de los chicos. Poco después otro de los menores acudió al cuarto y finalmente se presentaron los otros cuatro. Sus versiones difieren en este punto sobre si mantuvieron relaciones sexuales uno tras otro o en grupo, pero todos coinciden en que no hubo ninguna intimidación ni amenaza a la niña. La menor situó también en la vivienda a un joven de 19 años, que no habría participado en las violaciones pero fue arrestado como cooperador necesario. Tanto este acusado, representado por el abogado Julio Romero, como los seis adolescentes han sido puestos en libertad sin medidas cautelares. La Policía mantiene abierta la investigación y continúa llevando a cabo diversas gestiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook