13 de diciembre de 2019
13.12.2019
Valencia

El jurado declara culpable a la mujer que acuchilló a su pareja, quien grabó el crimen

Consideran que la acusada acuchilló en el corazón a su víctima de forma intencionada

13.12.2019 | 19:54
Flor María Ch., la mujer que mató a su marido.

Todo hacía indicar que con las pruebas en la mano, entre ellas un audio que la propia víctima grabó con su teléfono móvil donde se escuchan los instantes previos al crimen, el ataque y la agonía de Milko Remberto, no cabía otra posibilidad que una condena, pero la acusada se mantuvo firme en sostener su inocencia durante el juicio. Finalmente, los miembros del jurado popular no han tenido ninguna duda respecto de su responsabilidad e intencionalidad en la muerte de su pareja, ocurrida en octubre de 2017 en Valencia, y han declarado a Flor María Ch., de 32 años y nacionalidad boliviana, culpable por unanimidad de un delito de homicidio con las circunstancias agravantes de abuso de superioridad y parentesco.

El Tribunal Popular también aprecia probada la circunstancia atenuante de que la homicida actuó bajo la influencia del alcohol, que también contemplaba el Ministerio Fiscal. De hecho, el veredicto declara probados punto por punto todos los aspectos sostenidos por la tesis del fiscal, quien solicita para la procesada una pena de doce años y medio de prisión.

La acusada había tratado de hacer creer que la muerte de su compañero se había producido de forma accidental durante un forcejeo cuando éste, según ella, le arrebató el cuchillo. No obstante, el audio que la víctima logró grabar con su teléfono móvil antes de morir ha resultado finalmente la clave para su condena. En dicha prueba, de la cual informó en exclusiva hace meses Levante-EMV, se escucha claramente cómo la ahora declarada culpable por un jurado popular discute acaloradamente con su pareja, a quien recrimina por otras supuestas relaciones amorosas, y al que amenaza de muerte en varias ocasiones.

"¡No vas a vivir!"

"No sabes lo hija de puta que soy, te voy a matar", "no vas a vivir, no vas a vivir", o "de mí te vas a acordar, te he amado con todas mis fuerzas", son algunas de las amenazas que pueden escucharse en la grabación, que fue reproducida en la primera sesión del juicio el pasado lunes a instancias de la Fiscalía.

En el desgarrador audio, un extracto del cual está recogido en el vídeo que acompaña la información, se escucha el momento justo en el que la acusada le clava a su pareja un cuchillo en el corazón, así como la agonía de la víctima, de 40 años y también boliviano, y sus últimos instantes de vida. "Oye: ¿qué haces?... ¡No, mi corazón, auxilio, me voy a morir! ...".

El móvil del crimen, ocurrido a las doce y media de la madrugada del 23 de octubre de 2017 en el domicilio que compartía la pareja en la calle Rubén Vela de València, fueron los celos obsesivos que tenía Flor María Ch., quien no consentía la posibilidad de que Milko pusiera fin a la relación, como así había decidido éste harto de la situación de "acoso extremo" a la que le sometía su pareja. "No te quiero, solo quiero que aceptes que no te quiero, solo quiero que me dejes que me vaya", le dice antes de ser acuchillado como también prueba el audio.

Esta "fijación celosa y posesiva" de la acusada, que le controlaba el móvil y le olía al llegar a casa para saber si llevaba perfume de otras mujeres, como la propia procesada admitió en su declaración, llegaba hasta límites fuera de lo común como llamarlo hasta 65 veces en un día para saber dónde y con quién estaba su marido.

Además, el arma homicida nunca fue localizada - todo indica que aprovechó el momento en que bajó a la calle para deshacerse del cuchillo-, lo que descartaba a su vez la versión que dio la acusada, que Milko se había clavado una certera cuchillada en el corazón en el forcejeo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook