14 de noviembre de 2019
14.11.2019

El jefe de Bombers de Mallorca relata cómo se evacuó a 750 personas de Estellencs por el fuego

Pedro Ladaria resaltó la "complejidad" del desalojo de todos los vecinos cuando el municipio "estaba en fiestas"

14.11.2019 | 02:45

La evacuación completa de todos los vecinos Estellencs fue una de las tareas más complejas tras el incendio que azotó la Serra de Tramuntana en julio de 2013. El jefe de Bombers de Mallorca, Pedro Ladaria, explicó ayer, ante el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia de Palma, las complicaciones que planteaba con el municipio en fiestas.

"Se hizo con tiempo suficiente. Pero tuvo una gran complejidad desalojar a 750 personas en Estellencs cuando se encontraba en fiestas", recalcó Ladaria ayer en la sala. El jefe de Bombers insistió en que esta difícil decisión se tomó debido a que "el incendio amenazaba con llegar a la localidad".

El jefe de Bombers de Mallorca era entonces director técnico de operaciones mientras el devastador incendio de 2013 arrasaba la Serra. Una de las primeras actuaciones consistió en la evacuación del campamento de La Trapa. "Se hizo por precaución", precisó.

Ladaria indicó que, al analizar el avance de las llamas, la propagación del fuego "podía afectar potencialmente" a esta zona, donde estaba instalado el campamento.

Otro técnico que compareció ayer en la Audiencia indicó que fueron desalojadas 760 personas en la zona de sa Coma Freda y sa Coma Calenta. Además de los 16 niños que estaban en el campamento de La Trapa , tuvieron que desalojar a otras 35 personas en el Camí des Castell.

Una barbacoa "segura"


La tercera sesión del juicio por el mayor incendio forestal ocurrido nunca en la Serra de Tramuntana se completó con el testimonio de los que tomaron parte en la barbacoa, el 25 de julio de 2013, que al día siguiente provocó el devastador fuego.

Así, uno de los amigos del procesado que tomó parte en dicha barbacoa señaló ante el tribunal que la instalación le pareció "segura". "Surgió la idea de hacer una torrada sin programarla", indicó.

Según sus palabras, nada hacía presagiar en esos momentos que la barbacoa pudiera desencadenar, horas después, una catástrofe que arrasó 2.347 hectáreas.

"Se hizo en una carretilla de hierro, sobre un suelo de hormigón. No vi peligro ninguno", indicó. No obstante, este testigo indicó que abandonó pronto el lugar, ya que se veía obligado a madrugar mucho, debido a su trabajo como pescador.

El testigo aseguró que conocía al procesado "desde que hice la mili". También precisó que el acusado "necesita ayuda y no puede estar solo", señaló.

Otro compareciente, también amigo del encausado, coincidió en señalar que la barbacoa se había hecho el día anterior "en un sitio seguro: estaba asfaltado y sobre una carretilla", señaló.

Este testigo indicó al tribunal que antes de marcharse echó un vistazo a los restos de la barbacoa depositados en la carretilla. "Estaba todo negro, no rojo y no vi que echara humo", precisó.

Asimismo, un vecino de la urbanización indicó a la sala que, antes de desalojar su casa, vio a "un hombre con coleta (hermano del acusado) intentar apagarlo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook