08 de noviembre de 2019
08.11.2019

Liberan a una joven rumana explotada sexualmente en un piso de Ibiza

La víctima se puso en contacto con las autoridades de su país y estas comunicaron los hechos a la Policía Nacional en la isla

08.11.2019 | 13:19
Agentes de la Policía Nacional en Eivissa, donde ocurrieron los hechos.

Una joven rumana denunció el pasado mes de octubre que estaba siendo obligada a prostituirse en un piso de Eivissa. Al desconocer el castellano, la víctima comunicó su calvario a las autoridades de su país. Estas, a su vez, pusieron los hechos en conocimiento de la Policía Nacional en la isla. Los agentes han liberado a la mujer y han detenido al presunto proxeneta, rumano de 29 años, por el delito de trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

Los hechos se remontan al pasado 13 de octubre. La joven rumana llamó desde Eivissa a la Policía de su país para pedir ayuda y denunciar la situación de explotación sexual a la que estaba siendo sometida. A través de la Agregaduría de la Embajada de Rumanía, se comunicaron los hechos a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, y a la Brigada Central contra la trata de seres humanos., el Grupo VIII. Estos, a su vez, instaron a agentes de la Policía Nacional de Eivissa a que comprobaran los hechos denunciados.

Ante el requerimiento, agentes de la Policía Nacional se desplazaron al paseo de Vara del Rey de Eivissa. Allí encontraron a una joven que reconoció ser la persona que había hecho la llamada a las autoridades de su país pidiendo ayuda. La mujer confesó que el pasado verano había conocidio a un compatriota, con el que contactaba a través de una red social, y había iniciado una relación. El sujeto la invitó a venir a Eivissa a trabajar.

A mediados del pasado mes de septiembre, la víctima llegó a Eivissa procedente de Rumanía, tras hacer escala en Barcelona. A continuación empezó a convivir con el joven rumano. A los tres días este sujeto le hizo consumir drogas y le presentó a varios amigos para que mantuviera relaciones sexuales con ellos. El individuo cobraba por ello y obligó a la joven a ejercer la prostitución en la vía pública, bajo una estrecha vigilancia.

La joven denunció que el sujeto la había agredido sexual y físicamente y que la sometía a una vigilancia continua. Nunca le dejaba salir sola de la vivienda. La víctima figuraba como desaparecida, ya que el joven le indicó que no avisara a nadie de su salida de Rumanía.

A continuación, la víctima fue ingresada en un centro asistencial. Tras diversas gestiones, los agentes de la Policía Nacional han detenido al joven rumano, de 29 años, por un presunto delito de trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook