21 de septiembre de 2019
21.09.2019

La testigo ratifica que vio al cuidador violando a la anciana en La Bonanova

Una trabajadora de la residencia declara ante la jueza que sorprendió al acusado en actitud sexual con la víctima, de 94 años

21.09.2019 | 02:45

Una trabajadora de la residencia de ancianos pública de La Bonanova, en Palma, ratificó ayer ante la jueza que vio a un compañero de trabajo violando a una usuaria de 94 años a finales del mes pasado. La empleada indicó que el sospechoso, de 27 años y en prisión provisional por estos hechos, estaba en la cama con la perjudicada en clara actitud sexual. También declararon ante la magistrada las hijas de la anciana, que se han personado en la causa como acusación particular y apenas pudieron aportar información sobre la agresión sexual.

La empleada confirmó en su comparecencia ante la titular del juzgado de instrucción número 4 de Palma el relato ofrecido en su día ante los investigadores de la Policía Nacional. Según dijo, el pasado 28 de agosto por la tarde entró en la habitación de la residencia ocupada por la víctima, un mujer de 94 años totalmente dependiente por su grave deterioro cognitivo. Allí sorprendió a un compañero de trabajo, auxiliar de enfermería, tumbado en la cama junto a la víctima. La testigo ratificó ayer en su declaración que el acusado estaba manteniendo relaciones sexuales con ella.

Fuentes de la investigación explicaron que el sospechoso, al verse descubierto, pidió encarecidamente a esta trabajadora que no contara lo ocurrido. La mujer quedó muy impactada por lo sucedido y calló durante unos días. Sin embargo, acabó delatando al acusado y puso los hechos en conocimiento de la dirección de la residencia. Los máximos responsables del centro optaron por entrevistarse con el sospechoso, que vino a confirmar los hechos, el 3 de septiembre. Fue apartado del servicio y se le abrió un expediente disciplinario de inmediato, pero la denuncia ante la fiscalía y la Policía Nacional no se presentó formalmente hasta el 6 de septiembre. En ese periodo, los servicios médicos de la residencia sometieron a la anciana a una revisión ginecológica, que evidenció que había sufrido una agresión sexual, y se localizó a los familiares de la perjudicada, según las explicaciones ofrecidas por el Institut Mallorquí d'Afers Socials (IMAS), departamento del Consell que gestiona la residencia.

El mismo día que fue denunciado, el acusado fue detenido por la Policía en Son Llàtzer. Había acudido al hospital porque decía sentirse mal y explicó a los médicos que había hechos "cosas malas" a una anciana. El joven, representado por el abogado Carlos Castell, fue atendido en la unidad de psiquiatría por sus ideas suicidas y trasladado después a comisaría. Tanto ante la Policía como al ser puesto a disposición judicial el 7 de septiembre se negó a declarar, por lo que todavía no ha ofrecido oficialmente versión alguna de lo ocurrido.

La jueza de guardia decretó entonces su ingreso en prisión provisional sin fianza y acordó que fuera recluido en la enfermería del centro penitenciario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook