La Policía Nacional ha arrestado en Palma a dos ciudadanos colombianos que la semana pasada habrían atropellado intencionadamente a un compatriota poco después de mantener una fuerte discusión frente a un bar en la zona del Conservatorio. La víctima fue desplazada varios metros por el coche y sufrió heridas en la cara y las extremidades. Fue hospitalizado, aunque ha recibido ya el alta. Los ocupantes del vehículo han sido acusados de intento de homicidio.

Según la información de la Policía Nacional, el incidente ocurrió poco después de la medianoche del jueves de la semana pasada. La víctima estaba cenando con varios familiares cuando aparecieron dos hombres y le pidieron que les acompañara a la calle. Una vez fuera, uno de los hombres presuntamente le propinó un puñetazo a la víctima. Cuando salieron sus familiares del bar, los agresores subieron a su coche y se marcharon en dirección a Sóller. En ese momento, el agredido rompió una botella y les persiguió a pie.

Según la información facilitada por los denunciantes, el vehículo giró en una rotonda cercana y regresó al lugar donde estaba la víctima y la atropellaron intencionadamente. El hombre trató de esquivar el coche pero no lo logró. El vehículo le arrastró varios metros hasta que cayó al suelo.

Mientras, los presuntos agresores se dieron a la fuga con las luces apagadas y se saltaron varios semáforos en rojo.

La víctima sufrió heridas en el rostro y las extremidades y tuvo que ser trasladada al hospital de Son Espases, donde recibió asistencia.

El caso quedó en manos del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional, que gracias a la declaración de los testigos pudo identificar a los presuntos autores de la agresión. Los dos fueron detenidos el pasado miércoles, acusados de un delito de tentativa de homicidio. Se trata de dos ciudadanos colombianos, al igual que la víctima. Los dos cuentan con antecedentes policiales.

Los detenidos fueron conducidos ayer al juzgado de guardia, donde estuvieron representados por el abogado Martí Cànaves. En su declaración ofrecieron una versión diferente de la aportada por la víctima. Según manifestaron, había sido él quien se había presentado en el bar de uno de ellos y le había amenazado con prender fuego al establecimiento. Este hombre había pedido ayuda al segundo detenido y se citaron en la rotonda del Conservatorio para tratar de resolver sus diferencias.

Fue entonces cuando, según los detenidos, el hombre rompió una botella y les amenazó con ella. Los dos se metieron en su coche y trataron de marcharse de allí, pero la víctima se puso en medio de la calzada y no pudieron evitar arrollarle. Los dos hombres mantuvieron que en ningún momento tuvieron intención de atropellarle.

La jueza de guardia ordenó que los detenidos fueran de nuevo conducidos de nuevo a comisaría de Policía, y que se tomara declaración a la víctima, para tratar de aclarar lo ocurrido. Posteriormente decretó que los d0s acusados quedaran en libertad.