09 de septiembre de 2019
09.09.2019
Investigación

Una compañera delató al cuidador acusado de violar a una anciana en Palma

El Consell plantea endurecer los filtros para los cuidadores de ancianos y plantea controlar sus antecedentes penales

09.09.2019 | 12:55

Una trabajadora de la residencia de La Bonanova, en Palma, delató al cuidador acusado de violar a una anciana de 94 años. La empleada comunicó lo ocurrido a la dirección del centro el pasado 3 de septiembre, activando así la investigación sobre la agresión sexual. El acusado, preso desde el pasado sábado por estos hechos, no había mostrado ningún comportamiento sospechoso anterior, según han informado Javier de Juan, presidente del Instituto Mallorquí d´Afers Socials (IMAS) y la directora insular de Gent Gran, Sofía Alonso. Ambos han apuntado la necesidad de reformar la legislación para poder conocer los antecedentes penales de las personas que trabajan con ancianos, aunque aseguran que lo ocurrido ha sido "imprevisible".

De Juan y Alonso han explicado que el acusado, un joven español de 28 años, cumplía todos los requisitos establecidos para el puesto de cuidador y que realizaba sustituciones de otros empleados en esa residencia. Fue una trabajadora del centro quien informó a sus jefes el pasado martes de la agresión sexual sufrida por la anciana, ocurrida en la madrugada del día 29 de agosto. La dirección de La Bonanova se entrevistó con el acusado y decidió apartarlo del servicio y abrirle un expediente disciplinario. Tres días después, presentó una denuncia ante la Policía y aportó la información de lo ocurrido a la fiscalía.

El sospechoso fue detenido el pasado viernes por la Policía en Son Llàtzer. Había acudido al hospital porque se sentía mal y fue atendido en el área de psiquiatría, donde relató en parte la violación cometida. El sábado el juez de guardia ordenó su ingreso en prisión. El hombre será sometido ahora a un examen psiquiátrico para evaluar su estado mental. En este sentido, De Juan y Alonso ha señalado que el acusado no había dado muestras de tener sus facultades alteradas ni había tenido ningún comportamiento sospechoso. 

Ambos han coincidido en señalar que el IMAS estudia incrementar los filtros y los requisitos para los trabajadores que tratan con personas vulnerables, como los ancianos. "Vamos a plantear ciertas mejoras", ha dicho De Juan, que apuntado por ejemplo la posibilidad de solicitar un certificado de antecedentes penales a los empleados. SIn embargo, ha afirmado que este tipo de sucesos son "muy difíciles de prevenir". 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook