03 de septiembre de 2019
03.09.2019
Tribunales

Trece años de cárcel para tres miembros de una banda que desvalijó 37 chalés

El grupo actuó en Calvià, Marratxí y Llucmajor en el verano de 2018 - Otros tres acusados aceptan penas menores por comprar efectos robados

02.09.2019 | 19:33

Tres miembros de una banda de ladrones aceptaron ayer sendas penas de cuatro años y tres meses de prisión por desvalijar 37 chalés de Llucmajor, Calvià y Marratxí en el verano de 2018. El botín ascendió a cientos de miles de euros y los daños en las viviendas fueron cuantiosos. Los sospechosos se declararon autores de delitos de robo con fuerza continuado, estafa y pertenencia a grupo criminal tras alcanzar un acuerdo de conformidad con la fiscalía. Otras tres personas acataron condenas de entre nueve meses y dos años de prisión por comprar los efectos robados a sabiendas de su procedencia.

Los tres autores materiales de los robos, dos chilenos y un español, llevaron a cabo una frenética actividad entre julio y noviembre de 2018. Los ladrones actuaban siempre en viviendas unifamiliares, a las que accedían forzando puertas y ventanas. Solían vigilar los inmuebles para cerciorarse de que no había nadie dentro y poder actuar con tranquilidad. Tenían predilección por las joyas y el dinero en efectivo, pero se llevaban también relojes, gafas de sol, cámaras fotográficas y todo tipo de aparatos electrónicos. Buena parte de ellos los enviaban a Chile y no han podido ser recuperados, aunque también vendían los efectos en Mallorca. Con todo, un botín de cientos de miles de euros.

Las primeras denuncias por esta oleada de robos se presentaron en Marratxí, lo que llevó a los agentes de la Guardia Civil del Pont d'Inca a iniciar una investigación. Con el paso de las semanas, los robos se extendieron a lugares como la urbanización Bahía Azul, en Llucmajor, o El Toro, en Calvià.

Detenido en el avión


Las pesquisas, bautizadas como 'Operación Palton', culminaron a finales de noviembre de 2018. La Guardia Civil detectó que algunos de los sospechosos estaban a punto de marcharse de la isla. De hecho, uno de los presuntos autores materiales de los robos fue arrestado cuando estaba ya a bordo de un avión que iba a despegar de Son Sant Joan. Otros cinco acusados fueron capturados en un bar de Palma, junto a la plaza de las Columnas, donde residían en habitaciones alquiladas. Los seis ingresaron en prisión provisional por orden del juez.

Los tres autores de los robos fueron trasladados ayer desde la cárcel a Vía Alemania. Allí reconoceron la autoría de la oleada de robos y aceptaron penas que suman doce años y nueve meses de prisión. Además, tres personas fueron condenadas a nueve meses, un año y tres meses y dos años de cárcel respectivamente como autores de un delito continuado de receptación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook