02 de septiembre de 2019
02.09.2019

Intervenidas 4.000 pastillas de éxtasis y dos kilos de speed a una banda de traficantes

La organización mantenía un férreo hermetismo aprovechando que se trataba de un clan familiar

02.09.2019 | 13:30
Intervenidas 4.000 pastillas de éxtasis y dos kilos de speed a una banda de traficantes

Una organización de narcotraficantes de drogas de síntesis aprovechaba que se trataba de un clan familiar para mantener un férreo hermetismo. La Policía Nacional ha detenido a cuatro personas -tres hombres de 40, 29 y 56 años y una mujer de 52-, y han intervenido 4.000 pastillas de éxtasis y dos kilos de speed.

La investigación policial se inició el pasado mes de diciembre tras una aprehensión de éxtasis en Mallorca. Un grupo de jóvenes venía distribuyendo drogas de síntesis en distintos locales de ocio nocturno y ambiente juvenil de la isla. No obstante quien suministraba la mercancía era un viejo conocido de 40 años. Se trata de un individuo sobradamente conocido al haber sido detenido con anterioridad en 2015 por otro delito contra la salud pública. Los investigadores pusieron en marcha la denominada 'Operación Klein'.

El principal sospechoso había heredado el negocio del tráfico de drogas de síntesis de su hermano. Tras la presión policial y judicial a la que este estaba sometido decidió abandonar la isla meses antes. Su familiar más cercano le tomó el relevo.

Los miembros de este clan familiar se asentaban en distintas localidades de la Part Forana. Precisamente estas relaciones familiares les proporcionaban un hermetismo férreo para llevar a cabo su actividad delictiva sin ser descubiertos.

La actividad de estos traficantes fue aumentando paralelamente al incremento del consumo de éxtasis entre los jóvenes. Fruto de las pequisas se comprobó que el principal sospechoso y su entorno mantenía una intensa distribución de estas sustancias estupefacientes y otras drogas de diseño.

Tras múltiples horas de vigilancia, los investigadores comprobaron que el cabecilla, residente en Inca, realizaba frecuentes viajes a un domicilio familiar en Muro. Allí vivían sus suegros y un cuñado. Todas las sospechas apuntaban a que esa vivienda podria ser utilizada como zulo o 'guardería' para esconder la droga.

Tras más de ocho meses de investigación, la fase de explotación de la 'Operación Klein' se consumó el pasado viernes. Un operativo policial irrumpió en este domicilio de Muro. Allí intervinieron 4.000 comprimidos de éxtasis, dos kilos de sulfato de anfetamina (speed) -que ocultaba en el congelador-, sustancias de corte y diverso material para la manipulación y adulteración de la droga., así como útiles como balanzas y otros objetos para su distribución y venta.

Desde hacía varios meses se había detectado un elevado consumo juvenil de estas drogas de diseño en diversos lugares de ocio juvenil de la isla. Este hecho se había multiplicado en el periodo vacacional, al aumentar la demanda de esta tipo de sustancias y podrían obtener mayor beneficio. Esta mañana los cuatro detenidos han sido puestos a disposición judicial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook