23 de agosto de 2019
23.08.2019

Operación Crótalo | Una Thermomix para cocinar la cocaína en el laboratorio de Lloseta

Los narcos podían controlar con este aparato una proporción milimétrica de la sustancia de corte y de la droga

23.08.2019 | 13:05
Operación Crótalo | Una Thermomix para cocinar la cocaína en el laboratorio de Lloseta

Una Thermomix era utilizada en el laboratorio clandestino instalado en un sótano de Lloseta para mezclar la cocaína pura con sustancias de corte. Tras utilizar acetona y ácido clorhídrico, la droga era prensada hasta obtener el 'ladrillo' de un kilo. El destino de la sustancia estupefaciente podría ser otros distribuidores o podían ejercer de punto de venta de papelinas. La Guardia Civil intervino en estas instalaciones tres kilos y medio de pasta base que podían haber convertido fácilmente en 15 kilos de droga y otros cinco kilos ya transformada. Así, podrían haber puesto en el mercado 20 kilos de cocaína.

Despues de un año de investigación, efectivos del Equipo de Crimen Organizado (ECO) y la Policía Judicial de Algaida de la Guardia Civil ha detenido a quince personas -nueve en Mallorca, tres en Barcelona y otros tres en Colombia- por su relación con una sofisticada red de tráfico de cocaína de gran pureza. Esta banda de narcotraficantes comenzó a operar hace un año. Al tener constancia de la existencia de esta organización de narcos, la Guardia Civil activó la denominada 'Operación Crótalo', que ha culminado esta semana.

Esta organización de narcotraficantes desmantelada esta semana tenía el control en todo momento del precio de la cocaína. Contaban con sus proveedores en Colombia que les suministraba la droga con una pureza cercana al 100%. Luego, en las instalaciones de Lloseta podían cortarla a su antojo para multiplicar su precio. "Obtenían una ganancia estratosférica", subraya uno de los investigadores de la Guardia Civil.

Sintetizada al milímetro

La pasta base de cocaína era mezclada con otras sustancias de corte. Para lograr una masa compacta con las proporciones adecuadas, utilizaban la Thermomix. De esta manera se optimizaba el nivel de corte de la droga y permitía sintetizarla al milímetro. La sustancia obtenida se mezclaba con acetato, se secaba y, a continuación, se hacía este procedimiento utilizando ácido clorhídrico hasta obtener el clorhidrato de cocaína.

La droga era prensada en unos moldes que podían oscilar en un kilo, el denominado 'ladrillo', o algunos más pequeños de 250 gramos. También disponían de sellos para identificar la mercancía como suya.

Los investigadores de la Guardia Civil también han intervenido 16.200 euros, 560 dólares, 200 libras esterlinas, tres turismos y la cabeza tractora de un camión utilizada para el transporte de droga.


Ocho de los detenidos de esta banda de narcotraficantes fueron enviados a prisión el viernes por la noche acusados de un delito contra la salud pública. A primera hora de la mañana del viernes, efectivos de la Guardia Civil trasladaron en autobús hasta Vía Alemania, en Palma, a los ocho detenidos. Fueron puestos a disposición del juzgado de instrucción número 2 de Palma.

Las pesquisas se iniciaron a principios de 2018 y detectaron la existencia de una organización, compuesta por españoles, colombianos y dominicanos, que introducían la droga en Mallorca procedente del país sudamericano. La cocaína la introducían en contenedores en barcos amarrados en puertos de la costa del Atlántico de Colombia que se disponían a navegar hacia España. Así, a principios de junio se intervino 80 kilos de esta droga de gran pureza en un buque atracado en el puerto colombiano de Buenaventura.

El pasado mes de julio se intervino un kilo de cocaína en el Port d'Alcúdia. La droga acababa de ser entregada al portador por el conductor de un camión que acababa de llegar a Mallorca a bordo de un ferry. procedente de la Península.

Además de los investigadores del ECO y de la Policía Judicial de Algaida de la Guardia Civil, para el completo desmantelamiento de esta banda han participado los guías caninos, con sus correspondientes perros, de la Unidad Cinológica, efectivos del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS), desplazados expresamente desde Valencia, y agentes  de Seguridad Ciudadana de las Comandancias de Balears, Madrid y Barcelona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook