18 de agosto de 2019
18.08.2019
Semana negra

Desesperados por los perros de su vecina en Algaida

18.08.2019 | 02:45
Una de las gallinas muertas por los perros en Algaida.

Los residentes de la calle Palma, a las afueras de Algaida, están desesperados. Llevan meses sufriendo las molestias ocasionadas por los seis perros de una vecina, que salen constantemente de su finca y atacan a otros animales. Según explican, la mujer vive en una finca en malas condiciones, con una gran cantidad de basura y trastos acumulados, y tiene seis perros sueltos, que se escapan a menudo. Hace unos tres meses la Policía Local le retiró los animales al comprobar que los tenía sin vacunar y sin el preceptivo chip, y se los llevaron a Natura Park. El respiro duró poco, ya que su dueña pagó la multa y los recuperó. Desde entonces los incidentes son constantes. Hace unas semanas uno de los perros mordió a una mujer que paseaba en bicicleta. Los perros se han metido en las fincas colindantes y han matado a varias gallinas . También irrumpen de noche en la calzada y obligan a los conductores que se los encuentran a frenar bruscamente. Los vecinos dicen que se han quejado repetidas veces al Ayuntamiento, pero por ahora no hace nada.

Mendigar con un iPhone

Una jovencita de unos 16 años, bien vestida y con un moderno móvil en la mano, se planta el pasado miércoles por la tarde ante dos señores que estaban en una terraza en la calle Blanquerna de Palma y les pide cuarenta céntimos. Cuando le preguntan para qué los quiere contesta:
–Para comer...
–¿Para comer? ¿No tienes para comer y llevas ese móvil?– le replican.
–El móvil me lo han regalado.
–Anda, niña, desfila.
–Desfila no. Un poco de respeto, subnormal– les suelta ella mientras se marcha.
Se despidieron con algunas frases irreproducibles aquí.

Un policía indignado

Francisco es un policía nacional ya jubilado que anda muy indignado con el funcionamiento actual del Cuerpo. En los últimos dos meses, el hombre ha requerido en dos ocasiones a sus antiguos compañeros por sendos incidentes en Palma. El primero, en junio, cuando la novia de su hijo empezó a vocear en plena calle, lanzando improperios contra él. El segundo, esta semana cuando unos okupas destrozaron la puerta de una vivienda de su hija para intentar, sin éxito, abrirla e instalarse dentro. En ambos casos, cuando contactó con el 091 para pedir presencia policial, le contestaron que no había agentes disponibles para cubrir esos servicios y que acudiera a presentar una denuncia. "Antes éramos más eficaces", lamenta el antiguo agente.

Prácticas de rescate


Los bomberos tienen que estar preparados para emergencias de toda índole. De ahí que periódicamente lleven a cabo prácticas y simulacros de situaciones variopintas. Esta semana, los efectivos del parque de Manacor de los Bombers de Mallorca han realizado un ejercicio de rescate de víctimas en espacios confinados. Los especialistas se introdujeron, con equipos de respiración autónoma, en un pozo donde simulaban que había una persona atrapada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook