12 de agosto de 2019
12.08.2019

Un millar de evacuados y mil hectáreas quemadas por un incendio en Gran Canaria

? El fuego fue contenido ayer, pero la situación podría empeorar por las fuertes rachas de viento previstas

11.08.2019 | 20:09

Un incendio forestal declarado el sábado en la cumbre de Gran Canaria afecta ya a más de mil hectáreas, sigue sin poder ser controlado y ha precisado la evacuación por prevención de unas mil personas. Cientos de personas trabajaban ayer en la extinción de las llamas. El incendio logró ser contenido y perimetrado gracias a la labor desarrollada por los medios aéreos y terrestres, pero la situación podría empeorar debido a la previsión de vientos que podría alcanzar rachas máximas de entre 40 y 70 kilómetros por hora.

Así lo informó el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, que compareció en rueda de prensa para dar cuenta de las tareas de extinción y la evolución del incendio, que afecta a mil hectáreas y ha obligado al desalojo de aproximadamente un millar de vecinos de hasta una veintena de barrios de los municipios de Tejeda, Artenara y Gáldar.

Torres señaló que según la información de los técnicos, el fuego evolucionaba de forma favorable, pero insistió en que todavía estaba sin control. Salvo dos bomberos heridos por quemaduras, el presidente canario dijo que no se habían producido más daños personales y pidió a la población que colabore y no se acerque a la cumbre de la isla. Sí reconoció que se han producido daños en algunas viviendas.

Aunque afirmó que la Montaña Sagrada de Gran Canaria, declarada en julio Patrimonio de la Humanidad, no se ha visto afectada, sí han saltado llamas hacia el pinar y se ha visto afectado, dijo, "el corazón de la isla". Torres señaló que el incendio se debió a una "negligencia" de una persona que trabajaba con una maquinaria sin la debida prudencia.

Respecto a un conato que se declaró anteanoche en la zona de Los Manantiales, el presidente afirmó que probablemente fue provocado y aseguró que no tiene que ver con el incendio de la cumbre. Ese conato quemó unas dos hectáreas y obligó a desviar efectivos que estaban operando en la cabeza del incendio forestal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook