12 de julio de 2019
12.07.2019

Las huellas dactilares incriminan al menor acusado de matar a su madre en s'Arenal

La Policía Nacional ha encontrado más de 15 improntas del adolescente en la escena del crimen y ninguna de su novia

12.07.2019 | 02:45

La Policía Nacional apuntala la acusación contra el menor acusado de matar a su madre en s'Arenal. Los investigadores han hallado más de 15 huellas dactilares del adolescente, de 16 años, en elementos claves de la escena del crimen, como el baúl donde apareció el cadáver o las bolsas que envolvían el cuerpo. De la novia del chico, de 17 años y también acusada e ingresada en un centro de internamiento por su presunta implicación en el homicidio, no se han encontrado vestigios incriminatorios en estos objetos, según el informe elaborado por la Policía Científica. La Audiencia Provincial acaba de rechazar la petición de la abogada de la chica de dejarla en libertad. Los dos menores fueron detenidos en Bélgica una semana después del crimen.

Tras el hallazgo del cadáver de la víctima a mediados de mayo en el domicilio donde convivían la mujer, Gloria Zavala, ecuatoriana de 53 años, y su hijo, la Policía recogió varias pruebas en la escena de crimen. Los investigadores de la Policía Científica han analizado en el laboratorio estas evidencias, que vienen a confirmar sus sospechas de que la víctima fue asesinada por el adolescente. El informe elaborado por los agentes destaca la presencia de más de 15 huellas dactilares en puntos determinantes. Entre ellos, las grandes bolsas en las que estaba metido el cuerpo de la mujer o el baúl en cuyo interior estaba escondido el cuerpo, en el garaje de la vivienda.

El análisis de las muestras, por el contrario, no implica a la novia del chico. En estas pruebas claves no se han encontrado improntas de ella, lo que en principio permite descartar como mínimo que manipulara el cuerpo de la mujer. Los investigadores siguen a la espera de los resultados de otras pruebas, como el análisis de los teléfonos móviles de la pareja para conocer su localización en determinados momentos. Estas pesquisas podrían arrojar luz sobre los puntos oscuros que todavía planean sobre el caso.

Los dos adolescentes permanecen recluidos de manera preventiva en un centro de internamiento desde finales de mayo. La abogada de la chica presentó un recurso ante la Audiencia Provincial solicitando su puesta en libertad, alegando que no hay evidencias de su participación en el crimen. El tribunal ha rechazado recientemente su petición. Los magistrados basan su decisión en la gravedad del delito y el riesgo de fuga, y apuntan que el internamiento de la menor favorecerá el tratamiento que, según los técnicos, precisa la adolescente.

El cadáver de Gloria Zavala fue hallado en la madrugada del 15 de mayo en su domicilio, en el número 278A de la Carretera Militar, en s'Arenal. Su hijo y la novia de este desaparecieron unas horas antes y todas las sospechas recayeron sobre ellos. Estuvieron huidos una semana, hasta que fueron localizados en un hotel de Bélgica, donde llevaban una semana instalados. Días después fueron extraditados a España.

La autopsia reveló que Gloria Zavala había sido estrangulada. En su declaración en el juzgado de menores de Palma la chica explicó que el adolescente le confesó, ya en Bélgica, que había matado a su madre durante una discusión. Ella se desvinculó del crimen y él no declaró oficialmente, pero sí reconoció los hechos en su entrevista con los técnicos. Los dos adolescentes permanecen desde entonces recluidos en sendos centros de internamiento de menores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook