17 de junio de 2019
17.06.2019
Tribunales

Piden diez años a un joven por dejar en coma a su vecino de una paliza en Palma

El fiscal solicita casi 80.000 euros de indemnización, ya que la víctima perdió la visión de un ojo y ha quedado incapacitada

16.06.2019 | 20:52
La víctima fue hallada en coma en la calle Moreneta, en Verge de Lluc, en Palma en 2016.

La fiscalía reclama una pena de diez años de prisión a un joven por dejar en coma a su vecino de una paliza a principios de marzo de 2016 en el barrio de Verge de Lluc, en Palma. El perjudicado, que entonces tenía 37 años, fue hallado cerca de su casa, en la calle Moreneta, inconsciente y sobre un charco de sangre por las patadas y puñetazos recibidos. Sufrió gravísimas lesiones. Ingresó en estado crítico en la UCI del hospital de Son Espases. A los diez días, despertó del coma. Los médicos le detectaron un traumatismo craneoencefálico severo, con lesiones cerebrales internas, además de varias fracturas en la cara y la cabeza.

La víctima padece en la actualidad graves secuelas. Ha perdido la visión de un ojo, ha quedado incapacitado para su trabajo y también sufre un deterioro de las funciones cerebrales superiores, con un trastorno leve de recuperación de información y lentitud de procesamiento de información. Debido a su estado, el ministerio público solicita al presunto agresor que le indemnice con cerca de 80.000 euros.

Mientras, la acusación particular, ejercida por la abogada Dolores Puertas, pide una condena de doce años de cárcel para el procesado por un delito de lesiones graves, por la pérdida de un órgano, con la circunstancia agravante de abuso de superioridad o aprovechamiento de las circunstancias del lugar, tiempo o auxilio de otras personas que debiliten la defensa del perjudicado o faciliten la impunidad del delincuente.

Según su tesis, el sospechoso, que en esas fechas contaba con 20 años, atacó a su vecino de forma sorpresiva "prevaliéndose de su vulnerabilidad", ya que se encontraba en estado de embriaguez.

Más de 95.000 euros


En concepto de responsabilidad civil, la acusación particular solicita una indemnización de más de 95.000 euros por las severas secuelas que padece el perjudicado, la incapacidad permanente absoluta para su profesión habitual y los días que estuvo de baja, ya que tardó un año en recuperarse de las lesiones.

El juicio contra el joven está previsto que se celebre a finales de este mes de junio en la Audiencia de Palma. El tribunal de la sección segunda será el encargado de enjuiciar el caso.

Los hechos se remontan a la madrugada del pasado día 6 de marzo de 2016, cuando el procesado se aproximó al hombre en la calle Moreneta de Palma, en la zona de Verge de Lluc.

El sospechoso le agredió de forma repetida y le propinó una tremenda paliza, causándole graves lesiones como un traumatismo craneoencefálico con hematoma agudo interhisquémico, fractura frontal y de senos, traumatismo facial, fractura de los huesos propios de la nariz, hematoma periorbitario izquierdo con pérdida de visión y múltiples dermoabrasiones en la cara, pelvis y pies, según se desprende del escrito de acusación de la fiscalía.

El perjudicado fue hallado solo, tumbado en el suelo inconsciente, sobre un charco de sangre en la vía pública.

Una ambulancia lo trasladó esa mañana en estado crítico hasta el hospital de Son Espases. Permaneció en la UCI en coma durante más de una semana hasta que despertó. En un principio, no recordaba lo que le había ocurrido.

El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional inició una investigación y, dos meses después, culminó las pesquisas con la detención de un joven. El muchacho quedó en libertad tras ser puesto a disposición judicial en Palma a mediados de mayo de 2016.

Por su parte, la víctima tardó un año en curar de las graves lesiones, estuvo dos semanas en el hospital y arrastra todavía severas secuelas: ha perdido la visión de un ojo, padece un deterioro de las funciones cerebrales superiores y ha quedado incapacitada para sus ocupaciones habituales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook