11 de junio de 2019
11.06.2019

Noche de fuego y miedo en Son Canals

Un incendio en un coche provoca grandes daños de madrugada en una finca de la calle Pare Bayó

11.06.2019 | 12:52
Noche de fuego y miedo en Son Canals

Apenas unas horas después de la última detención de un pirómano, los vecinos de la calle Pare Bayó, en la barriada de Son Canals vivieron una madrugada de terror por un violento incendio en un coche que causó grandes daños en otros dos vehículos y en la fachada de un edificio. Poco antes habían pegado fuego a un contenedor de ropa en la calle Vinyassa, a escasa distancia del lugar.

La noche de fuego empezó a las tres menos veinte de la madrugada del martes en la calle Vinyassa, donde se declaró un incendio en un contenedor de ropa. Los Bombers de Palma acudieron al lugar y sofocaron las llamas antes de que se extendieran fuera del depósito.

A las tres en punto, mientras las dotaciones de emergencia estaban todavía en la calle Vinyassa, se declaró un violento fuego en un coche aparcado en la calle Pare Bayó, a apenas un kilómetro de distancia. En este caso el incendio tuvo consecuencias mucho peores. Los bomberos llegaron al lugar en cuestión de minutos, pero las llamas ya envolvían totalmente el vehículo y alcanzaban grandes proporciones.

El fuego destruyó totalmente el coche, propiedad de una empresa de seguridad privada, y causó grandes daños en otros dos vehículos aparcados en la misma calle. Los cristales de la entrada de la finca reventaron a consecuencia de las altas temperaturas y el humo y el hollín se introdujo en el interior de los pisos inmediatamente superiores.

"Yo estaba durmiendo y me despertó mi marido gritando ¡fuego, fuego!", explica Pepi, una vecina de la finca, que está embarazada. "Nosotros vivimos en el primero y cuando me levanté y miré por las ventanas, las llamas se levantaban por encima nuestro piso". Los vecinos se encontraron con que no podían salir a la calle, porque el coche en llamas estaban justo delante de la entrada. "Hemos tenido que cerrar las persianas y colocar toallas en las juntas, para que no nos entrara todo el humo".

El resto de los vecinos contaba historias parecidas. Todos ellos se despertaron sobresaltados sobre las tres de la madrugada y contemplaron alarmados las grandes llamaradas justo delante de sus ventanas. El fuego causó grandes daños en su fachada, y sus casas han quedado afectadas por el humo.

"A mí me despertó mi perro", explicó otro de los residentes, y cuando me asomé a la ventana vi que las llamas llegaban al cuarto piso. Los bomberos llegaron enseguida, porque estaban apagando un contenedor aquí cerca, pero pasamos un rato muy angustioso, porque no podíamos salir a la calle".

Este martes por la mañana los vecinos, aún con el susto en el cuerpo, examinaban los daños provocados por el incendio. La puerta del edificio reventó a causa de las altas temperaturas y las señales del fuego eran visibles en la fachada. "El interior de casa ha quedado todo negro a causa del humo y el hollín", comentó una mujer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook