07 de junio de 2019
07.06.2019
Tribunales

"Dijo que iba a matarme y me tiré del coche en marcha"

Piden dos años y medio de cárcel a un hombre por maltratar, amenazar y coaccionar a su expareja

06.06.2019 | 22:47
El acusado, durante el juicio celebrado ayer en Palma.

Una mujer relató ayer en el juicio en Palma a su exnovio cómo el hombre la agredió y amenazó de muerte en un coche, del que ella acabó lanzándose en marcha para escapar. "Me dijo que era suya o de nadie más, que iba a matarme. Empezó a estrangularme y me tiré del coche del en marcha", relató la denunciante. El acusado negó los hechos y afirmó que ella le pidió que parara el vehículo y se tiró cuando estaba frenando. La fiscalía pide para él dos años y medio de prisión por delitos de malos tratos, amenazas y coacciones.

Los hechos ocurrieron en la mañana del pasado 15 de octubre. Los dos coincidieron en que habían roto la relación días atrás y quedaron para entregarse unas pertenencias, por lo que él la recogió con su coche en casa de una amiga. A partir de ahí, las versiones son opuestas. "Supuestamente íbamos para mi casa, pero pasó de largo. Cuando le pregunté si se había equivocado, me dijo: 'Eres mía y de nadie más. Voy a matarte'", relató la mujer. "Me pegó un bofetón, me cogió del cuello y me dijo que me lo iba a romper como a un pajarillo", relató. Según su versión, el vehículo circulaba en dirección contraria y en una curva ella abrió la puerta y se tiró. "El coche iba a unos 55 kilómetros por hora. Me hice daño en la cabeza. Un coche me esquivó y acabé debajo de un camión", agregó la denunciante.

El acusado negó tajantemente haber agredido o amenazado a su expareja. El hombre, de 39 años, contó que discutieron porque ella "olía a alcohol". Durante la riña, la mujer le pidió que parara y él frenó. "Entonces abrió la puerta y se tiró. Yo me fui de allí porque no quería saber nada de ella", declaró el sospechoso.

El abogado defensor, Eduardo Luna, pidió en su alegato final la absolución del hombre al considerar que la versión de la mujer es inverosímil.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook