05 de junio de 2019
05.06.2019
Tribunales

El presunto autor de los fuegos en s'Arenal queda libre tras cuatro meses en la cárcel

Un juez de Palma le obliga a comparecer cada 15 días en el juzgado y le prohíbe salir fuera de Mallorca

05.06.2019 | 00:22

El acusado de quemar contenedores en la zona de s'Arenal ha quedado libre por orden judicial tras pasar casi cuatro meses en la prisión de Palma. Un magistrado de la ciudad que se encarga de investigar el caso ha modificado la situación personal del sospechoso y le ha dejado en libertad, si bien ha acordado medidas cautelares. Así, el juez ahora le obliga a comparecer de forma periódica en los juzgados cada quince días y le prohíbe salir de la isla para garantizar su presencia durante el proceso.

La abogada defensora había pedido que su cliente quedara libre y la fiscalía también lo solicitó después de que llegaran los resultados de las pruebas de la Policía Nacional, que procedió al volcado de su ordenador y de dos teléfonos móviles. El encausado, finalmente, salió de la cárcel hace dos semanas, a mediados de mayo.

Los investigadores estaban a la espera del análisis del contenido del ordenador y los teléfonos móviles intervenidos al sospechoso el pasado mes de enero, cuando fue detenido. Al no encontrar nada relevante para la causa, ello ha propiciado su puesta en libertad, tal como habían solicitado defensa y ministerio público.

La abogada defensora ya había pedido en otras dos ocasiones anteriores que el hombre quedara libre. En una primera ocasión, el juez de instrucción de Palma lo rechazó. Entonces, la letrada recurrió ante la Audiencia de Palma, que confirmó que el sospechoso siguiera en prisión provisional. Esta última vez, ha prosperado su segunda solicitud en el juzgado de instrucción.

La Policía Nacional detuvo al hombre, de 39 años, el pasado 23 de enero de 2019 en s'Arenal de Llucmajor al atribuirle ser el autor de cuatro fuegos intencionados de contenedores en noviembre y diciembre de 2018 en el Coll den Rabassa y en la Playa de Palma. Dos días después, el magistrado de guardia de Palma lo envió a prisión por un delito de incendio o daños mediante incendio.

El acusado, con antecedentes por hurtos en la península, negó todos los cargos ante el juez. Rechazó ser el pirómano que actúa en Palma. También se desvinculó de los cuatro incendios en contenedores registrados los días 25 y 26 de noviembre y 1 y 9 de diciembre de 2018 en el Coll y en s'Arenal. Entonces, se quemaron una decena de depósitos.

Según su versión, se dedica a recoger chatarra. Una cámara de videovigilancia le grabó con la cabeza cubierta con una capucha mientras miraba dentro de unos contenedores que a los pocos minutos ardieron. El hombre argumentó que solía rebuscar en esos depósitos que están cerca de su casa para tratar de encontrar chatarra. Además, añadió que también se acercaba a este lugar para orinar. La Policía le intervino un mechero, un ordenador y dos teléfonos. Meses después, los agentes arrestaron a otros dos hombres por incendios en s'Escorxador. Ambos siguen en prisión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook