29 de mayo de 2019
29.05.2019
Tribunales

Dos años de cárcel por atropellar adrede a la novia de su exmarido en Magaluf

La acusada, una joven británica de 29 años, admite que se subió a la acera con su coche y arrolló a la víctima, que sufrió lesiones en una pierna

29.05.2019 | 02:45

Una joven británica ha aceptado una condena de dos años de cárcel por atropellar intencionadamente a la novia de su exmarido en Magaluf (Calvià). La acusada compareció ayer en un juzgado de Palma, donde admitió los hechos y se declaró autora de un delito de lesiones con instrumento peligroso. La víctima, de 24 años, sufrió heridas graves en una pierna y le han quedado secuelas. La condenada, de 30 años, no ingresará en prisión, ya que fiscalía y defensa han acordado que se suspenda el cumplimiento de la pena.

Los hechos ocurrieron hacia las siete de la tarde del 8 de mayo de 2018 en la calle Federico García Lorca de Magaluf. La acusada circulaba en coche por esa vía cuando vio a la novia de su exmarido caminando por allí. Movida por los celos y la enemistad que tenía con ella, subió el turismo a la acera y la atropelló.

La conductora se marchó del lugar y dejó a la víctima tumbada en el suelo. Varios testigos le prestaron los primeros auxilios y alertaron a los servicios de emergencias. La perjudicada se quejaba de fuertes dolores en una pierna y fue atendida por el personal de una ambulancia, que la llevó a un hospital.

La Guardia Civil y la Policía Local de Calvià pusieron en marcha un operativo para localizar a la autora del atropello. Los datos facilitados por los testigos permitieron a los agentes encontrar el coche apenas media hora después en la zona de Cala Vinyes y detener la conductora.

La mujer fue acusada inicialmente de intento de homicidio. Dos días después, el juez de guardia decretó su puesta en libertad, aunque como medida cautelar le retiró el pasaporte y dictó una orden de alejamiento de la víctima.

La perjudicada sufrió diversas lesiones en la pierna derecha. Precisó tratamiento quirúrgico e inmovilizador y tardó tres semanas en recuperarse. Como secuela le quedó una gran cicatriz.

La fiscalía y la defensa alcanzaron hace unas semanas un acuerdo de conformidad. En el acuerdo, la acusada se declara autora de un delito de lesiones con instrumento peligroso y acepta una condena de dos años de prisión, que no cumplirá si no delinque en los próximos tres años. Además, acata una orden de alejamiento de tres años de la perjudicada.

La procesada compareció ayer a mediodía en un juzgado de lo penal de Palma, donde ratificó el pacto con el ministerio público.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook