23 de mayo de 2019
23.05.2019
Tribunales

Condenado un conductor ebrio por un accidente que dejó en estado vegetativo a su amigo

El acusado aceptó ayer dos años de prisión por el grave siniestro ocurrido en septiembre de 2016 en Santa Margalida

23.05.2019 | 13:17
Condenado un conductor ebrio por un accidente que dejó en estado vegetativo a su amigo

Un juzgado de Palma condenó este jueves un joven a dos años de prisión por circular en estado ebrio y causar un accidente de coche que dejó en estado vegetativo a su amigo, que viajaba en el asiento trasero, a las afueras de Santa Margalida en septiembre de 2016.

El acusado, de 29 años, reconoció los hechos ante la sala y se ha declarado autor de un delito contra la seguridad vial en la modalidad de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas en concurso con dos delitos de lesiones por imprudencia grave. 

El joven conductor  aceptó una pena de dos años de cárcel y la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante cuatro años, lo que conlleva la pérdida de vigencia del carné. Inicialmente, la fiscalía solicitaba para él una condena de tres años de prisión.

Los perjudicados ya han sido indemnizados, por lo que han renunciado a las acciones civiles que les pudieran corresponder. Precisamente, la compañía aseguradora del coche siniestrado indemnizó a los familiares del joven que quedó en estado vegetativo con 1.300.000 euros por las graves heridas y secuelas que le han quedado. La víctima, de 30 años, permanece en estado vegetativo desde hace casi tres años y está ingresada en el hospital San Juan de Dios en Palma. Requiere de una tercera persona que le cuide, así como de atención médica continuada.

Tras haber admitido los cargos el encausado, la magistrada ha dictado sentencia 'in voce' contra él. El fallo es firme, ya que las partes han indicado que no van a recurrir.

Los hechos ocurrieron el pasado 4 de septiembre de 2016, sobre las ocho menos cuarto de la mañana, cuando el joven acusado conducía un Audi A4 por la carretera MA-3440 de Santa Margalida con sus facultades psicofísicas mermadas por la previa ingesta de bebidas alcohólicas.

A la altura del kilómetro 14,4 al circular a una velocidad inadecuada en una curva y sin prestar atención a las circunstancias del tráfico, se salió de la vía primero por el margen derecho, volvió de nuevo al carril y posteriormente salió por el izquierdo hasta estrellarse contra un árbol. En el momento del siniestro, viajaban también en el coche un chico y una chica en el asiento trasero y otro joven como copiloto.

El acusado fue sometido a las pruebas de alcoholemia esa misma mañana y dio positivo. Arrojó una primera tasa de 0,56 mg/l de aire espirado y luego 0,58 mg/l. Según la fiscalía, presentaba síntomas de haber bebido alcohol. 

Debido al impacto del coche contra el árbol, los tres acompañantes resultaron heridos. El copiloto sufrió una cervicalgia postraumática y tardó 89 días en curar. La joven que viajaba en el asiento trasero padeció una fractura en una vértebra, fue hospitalizada y tardó 41 días en sanar.

El otro ocupante del asiento trasero se llevó la peor parte con múltiples fracturas. Sufrió un traumatismo craneoencefálico grave con hemorragia interna y otras severas lesiones. Permaneció más de un mes ingresado en la UCI. Luego, fue trasladado al hospital San Juan de Dios, en Palma. El joven herido necesita cuidados médicos continuados y requiere la atención de una tercera persona, al quedar en estado vegetativo persistente. Según la fiscalía, se encuentra en una situación neurológica de Síndrome de Vigilia sin Respuesta con un estado de mínima conciencia.
 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook