17 de mayo de 2019
17.05.2019

El 'Grande Europa' seguirá en Palma hasta contar con un plan de seguridad

El fuego se originó en dos coches distintos cuando el carguero navegaba cerca de Cabrera

17.05.2019 | 01:14
El 'Grande Europa' seguirá en Palma hasta contar con un plan de seguridad

El buque Grande Europa, que el miércoles sufrió un incendio cuando navegaba cerca de Cabrera, permanecerá atracado en el puerto de Palma, donde arribó ayer de madrugada, hasta que presente un plan con las medidas de seguridad que deberá seguir durante su travesía. Así lo precisó ayer el director general de la Marina Mercante, Benito Núñez, durante la visita al muelle palmesano. No obstante recalcó que su presencia "no supone un peligro".

El carguero Grande Europa atracó sobre las seis de la mañana de ayer en el Moll Vell de Palma tras sufrir un grave incendio la madrugada del miércoles cuando se encontraba a unas 15 millas de Cabrera. El navío transportaba más de 1.687 vehículos y varios contenedores, según la naviera.

Benito Núñez expresó su confianza en que el barco "pueda reiniciar su actividad" en cuanto entregue la documentación pertinente. De hecho, en la tarde de ayer esperaba recibir un adelanto con las medidas de seguridad que adoptará. Asimismo, el responsable de Marina Mercante expresó su agradecimiento a los profesionales de Salvamento Marítimo "por su buen hacer" y a "la cooperación entre las distintas administraciones".

Una Comisión de Investigación de Accidentes de Italia será la encargada de analizar el caso, ya que el buque tiene pabellón transalpino. De acuerdo con la naviera Grimaldi Lines, propietaria del buque, el origen del fuego residió en dos coches, que portaba el carguero desde Salerno a Valencia. Aludió a un supuesto problema en las baterías como la causa.

De los 25 tripulantes que iban a bordo del Grande Europa, 15 fueron evacuados en helicóptero y trasladados al buque de la Armada Martín Posadillo. La decena que permanecieron en la embarcación se dedicaron a combatir el avance del fuego mientras efectivos de Salvamento Marítimo refrescaban el casco del carguero lanzando agua a presión.

El responsable de Salvamento Marítimo en Balears, Miguel Félix Chicón, definió ayer como "perfecta" la actuación de los miembros de la tripulación del buque siniestrado. "Se ha determinado que no hay fuego a bordo, pero al ser miles y miles de metros lineales hay que analizarlos palmo a palmo", precisó.

Una vez que, sobre las cuatro de la madrugada del miércoles, el capitán del Grande Europa emitiera un SOS, un buque mercante que se encontraba en las proximidades y una lancha de intervención rápida de Salvamento Marítimo fueron las primeras en llegar.

La maniobra que adoptó el carguero siniestrado para acelerar la extinción del fuego se denomina CO2. Consiste en cerrar todos los compartimentos para evitar la entrada de oxígeno y evitar que las llamas se puedan reavivar.

La naviera Grimaldi Lines tenía contratada una empresa holandesa de bomberos y buceadores especializados en sofocar estos fuegos en la embarcación. Estos especialistas llegaron la tarde del miércoles a Palma y fueron trasladados al buque para que contribuyeran en las tareas de extinción. Una labor muy compleja fue el remolque del buque siniestrado, al tener el timón bloqueado. Un rescatador se metió en la proa del barco para dar un cabo a la embarcación de Salvamento Marítimo Marta Mata. Chicón calificó la maniobra de traslado al Puerto de Palma de "complicada, lenta y oscilante". El atraque lo completaron los prácticos.

Por su parte, la delegada del Gobierno en Balears, Rosario Sánchez, expresó su "orgullo" por el trabajo de los distintos servicios de emergencia que habían participado en el operativo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook