15 de mayo de 2019
15.05.2019

Buscan al hijo de 16 años de la mujer cuyo cadáver apareció en un arcón en s'Arenal

La víctima, ecuatoriana de 53 años, llevaba varios días desaparecida ? El cuerpo tenía claras señales de violencia

15.05.2019 | 13:28

La Policía Nacional buscaba ayer al hijo de 16 años de Gloria Francisca Zavala Correa, la mujer ecuatoriana de 53 años cuyo cadáver, con signos de violencia, fue descubierto de madrugada en el interior de un arcón, en el garaje de su casa, en el número 278A de la Carretera Militar, en s'Arenal de Palma. El adolescente denunció el martes por la mañana que su madre estaba desaparecida desde el domingo, y poco después los vecinos le vieron salir del domicilio con una gran mochila. Esa misma noche el hombre con el que compartían casa llegó tras pasar varios días en Madrid y encontró el cuerpo sin vida de la mujer, que aparentemente llevaba muerta varios días.

El cadáver estaba en el interior de un arcón que los vecinos que utilizan habitualmente el garaje no habían visto anteriormente, y cubierto por grandes bolsas de basura. Tras descubrir el cuerpo, el inquilino de la casa avisó a la Policía. Eran las doce y media de la noche.

Al lugar se desplazaron de inmediato agentes del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional y una comisión judicial, que estuvieron inspeccionando el lugar durante varias horas.

A las cuatro de la madrugada el juzgado autorizó el levantamiento del cadáver, que fue trasladado al Instituto Anatómico Forense, donde estaba previsto que se le practicase la autopsia. Sin embargo, los forenses solicitaron que antes fuera sometido a un TAC radiológico para determinar de forma fehaciente las lesiones que presentaba.

A falta de la conclusión de la autopsia, los investigadores detectaron evidentes signos de violencia en el cuerpo, de lo que se desprende que la mujer podría haber sido asesinada. La mujer llevaba muerta varios días, según los primeros indicios.

Intensa investigación

El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional mantenía ayer intensas gestiones para aclarar las circunstancias de la muerte de la mujer, que estaba en paradero desconocido desde el pasado domingo.

Gloria Francisca Zavala vivía en la casa de la Carretera Militar junto a su hijo y un hombre, con el que compartían vivienda pero con el que, según su familia, no mantenía ninguna relación.

La mujer, nacida en Guayaquil (Ecuador), residía en Mallorca desde hace 19 años y trabajaba en el parque acuático de s'Arenal desde hace unos 15. La última vez que la vieron en el trabajo fue el pasado viernes. El domingo por la mañana había quedado con una compañera para ir juntas al trabajo, pero no se presentó, lo que causó una gran extrañeza. Ese mismo día, su hija que reside en Ecuador intentó contactar con ella sin éxito.

Los vecinos de su calle explicaron que durante estos días su hijo, de 16 años, estuvo en el domicilio con una actitud aparentemente normal. El martes, después de que sus compañeros de trabajo se alarmaran cada vez más por su ausencia, el joven acudió acompañado por una familiar a denunciar la desaparición ante la Policía. Apenas una hora después los vecinos le vieron salir de la casa con una gran mochila. Se despidió aparentemente alegre. Unas doce horas después, el hombre con el que compartían casa regresó tras pasar unos días en Madrid, y descubrió el cadáver de Gloria Francisca en el garaje.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook