15 de mayo de 2019
15.05.2019

El hijo de una funcionaria del Govern admite que robó un examen

El joven confiesa en el juicio que se coló en un despacho de Hacienda para fotografiar la prueba de una oposición a bombero y desvincula a su madre - Ambos están acusados de revelación de secretos

14.05.2019 | 20:39
Los dos acusados, ayer durante el juicio celebrado en un juzgado de lo penal de Palma.

El hijo de una funcionaria del Govern confesó ayer en el juicio que robó de su despacho un examen de la oposición a los Bombers de Mallorca en la que participaba. Acertó las 100 preguntas de la prueba, incluso cuatro que estaban mal formuladas y fueron excluidas después, lo que levantó las sospechas del tribunal. El joven, que acabó siendo apartado del proceso, desvinculó a su madre, que compartía despacho con un miembro del tribunal. "Ella no sabía nada", dijo el procesado. La mujer, en su declaración, negó haberle filtrado las preguntas. La fiscalía les acusa de un delito de revelación de secretos y reclama para ellos sendas multas. Alternativamente, en caso de considerar que el hijo actuó en solitario, solicita un año de prisión para él y la absolución de la funcionaria.

La prueba en cuestión era la segunda fase de las oposiciones para el cuerpo de Bombers de Mallorca realizadas en 2016. "Tenía las preguntas antes del examen. Fui un día al trabajo de mi madre, a su despacho en es Pinaret. Sabía que allí trabajaba el secretario del tribunal y podía encontrar algo", señaló el joven, que aseguró que no había nadie en el control de acceso al edificio de la conselleria de Hacienda y Administración Pública y pudo entrar sin problemas. "En el despacho no había nadie, encontré una carpeta de la oposición y vi el examen. Hice entre seis y ocho fotos con el móvil y me fui", dijo. El acusado negó en todo momento que su madre estuviera al corriente de esta irregularidad, que le permitió obtener la máxima puntuación en la prueba tipo test. El opositor descartó también haber facilitado las preguntas a otros aspirantes.

La funcionaria, con plaza en la dirección general de Función Pública de la conselleria de Hacienda, negó su implicación. "Sabía que mi hijo opositaba y el secretario del tribunal trabajaba conmigo, pero no le entregué las preguntas. Pensaba que el examen lo hacía una empresa externa o la Universidad", explicó. La mujer respaldó la versión de su hijo sobre la laxitud de los controles de acceso al edificio y señaló que no supo de lo ocurrido hasta que la citó la Policía.

Los cinco miembros del tribunal dijeron que empezaron a sospechar que se había producido una filtración del examen al comprobar que un opositor había respondido correctamente las 100 preguntas. "Era casi imposible. Sus respuestas coincidían con las de la plantilla, a pesar de que luego retiramos cuatro preguntas por erróneas", contaron. Ante sus sospechas, abrieron una investigación y elaboraron un informe. "Nos entrevistamos con el opositor, le hicimos más preguntas y quedó bastante claro que su nota no era real", sentenciaron. Abrieron entonces un expediente que acabó con su exclusión de las oposiciones y denunciaron los hechos ante la Policía.

La fiscalía acusa a la madre de autora de un delito de revelación de secretos y reclama para ella una multa de 5.400 euros y su inhabilitación para cargo público durante dos años, mientras que al hijo lo considera inductor y pide para él 3.240 euros de multa y un año de inhabilitación. Como alternativa, el fiscal plantea que se exculpe a la mujer y se condene al hijo a un año de prisión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook