04 de mayo de 2019
04.05.2019
ÚLTIMA HORA
Un hombre armado roba una ambulancia y atropella a varias personas en Oslo
Agresión

El turista que agredió a la trabajadora en el aeropuerto de Palma podría ser acusado de homicidio imprudente

El juez decidirá, una vez analice los informes médicos y la autopsia, si amplía la imputación inicial de lesiones al alemán que empujó a la auxiliar de seguridad, quien finalmente falleció

04.05.2019 | 13:18

El turista alemán que el pasado fin de semana agredió a una auxiliar de seguridad del aeropuerto de Son Sant Joan, quien finalmente falleció el jueves por la noche en una clínica de Palma debido a una complicación cardiaca tras una operación de fractura de cadera, podría acabar siendo acusado de homicidio imprudente.

El ciudadano germano de 43 años fue detenido por la Guardia Civil el domingo de madrugada después de empujar a la trabajadora que le impedía pasar a una zona restringida y hacerla caer al suelo. La empleada de Trablisa, Herminia B.B., de 66 años y origen argentino, una persona muy querida en el aeropuerto que estaba a punto de jubilarse, sufrió fracturas en la cadera y el fémur, por lo que fue sometida a una intervención quirúrgica. Su estado de salud se agravó por un problema cardiaco que padecía y el jueves murió.

Su agresor inicialmente fue acusado de un delito de lesiones. El arrestado fue puesto a disposición judicial horas después y quedó en libertad en Palma. Ahora, el juzgado encargado del caso podría ampliar la imputación contra el turista debido al fallecimiento de la mujer y acusarle de homicidio imprudente. Para ello, habrá que analizar los informes médicos de Herminia B.B., para conocer sus patologías previas, y el resultado de la autopsia. Los forenses tendrán que determinar si existe una relación entre la agresión del turista y el fallecimiento de la mujer. Si la vía penal no prosperara, quedaría abierta la vía civil con la posibilidad de interponer una demanda.

El fallecimiento de Herminia, una persona muy conocida y apreciada en Son Sant Joan, ha causado un gran pesar e indignación entre sus compañeros, el resto del personal del aeropuerto y entre los sindicatos.

La Federación de Trabajadores de Seguridad Privada y el sindicato USO de Balears lamentó "profundamente" lo ocurrido y expresó su más sentido pésame a familiares, amigos y compañeros de la auxiliar de seguridad fallecida. Según han informado, este suceso se podría haber evitado "reforzando" estos puestos de trabajo, tal como había solicitado el comité de empresa en reiteradas ocasiones. El sindicato UGT también se solidarizó con el dolor de la familia y pedió más medios de autoprotección para los trabajadores de seguridad privada.

Herminia trabajaba el pasado fin de semana controlando la zona de llegadas de Son Sant Joan. La mujer vigilaba la puerta entre las cintas de recogida de equipajes y la terminal cuando un turista alemán que acababa de salir quiso regresar a la zona reservada. La trabajadora se lo impidió y el hombre, contrariado, se enfrentó a ella, la empujó y la hizo caer al suelo.

El sindicato USO destacó que las agresiones verbales y físicas están a la orden del día, sobre todo, en temporada alta cuando el tráfico de pasajeros crece de forma exponencial en Son Sant Joan. Por ello, desde el comité de empresa se instaba a que se reforzaran estos puestos para evitar este tipo de incidentes.

Según la legislación actual, los auxiliares de seguridad solo pueden realizar funciones de información y orientación a los usuarios, no pudiendo efectuar controles de acceso o prohibir el paso a nadie. Según USO, Aena pretende que esta temporada realicen controles de identidad a los pasajeros que intenten entrar por las puertas de llegadas.

El sindicato USO también criticó Aena al considerar que, debido a la presión a la que somete a las contratas y subcontratas para que asuman el sustancial aumento de carga de trabajo con los mismos medios y personal, también sería la última responsable de esta agresión en el aeropuerto palmesano de Son Sant Joan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook