04 de mayo de 2019
04.05.2019
Investigación

El bombero agredido al auxiliar a un joven: "Si no actúo, el chico habría terminado mal"

El mando y la otra víctima, que recibieron 10 y 38 puntos de sutura, fueron golpeados en la cabeza con una barra de hierro

04.05.2019 | 02:45

"El más bajo llevaba una barra de hierro y el otro una piedra en la mano. A su lado, el chico estaba aturdido sangrando mucho por la cabeza".

Este es el panorama con el que se topó un mando de Bombers de Palma de vacaciones la noche del pasado miércoles. Un joven había sufrido una brutal paliza cuando este responsable de los servicios de extinción terció para tratar de impedir la agresión. También fue golpeado con suma violencia. "Si no actúo para que pararan, el joven habría terminado muy mal. Podría haber tenido problemas de motricidad", apuntó la víctima.

Los hechos ocurrieron sobre las nueve y media de la noche del miércoles en la calle San Vicente de Paul de Palma. Un joven se disponía a entrar en el portal de su casa cuando fue brutalmente agredido en la cabeza. Uno de los sujetos portaba una barra de hierro y el otro una piedra y palos de madera.

Desde la acera de enfrente, el mando de los Bombers, que prefiere mantener el anonimato para que no se le acuse de buscar protagonismo, presenció cómo un joven sangraba. "No sabía si era una pelea o una agresión. Cuando me di cuenta de que era esto, decidía actuar", señaló.

Llamamiento a intervenir


Acto seguido, el bombero cruzó la calle y se dirigió hacia los dos presuntos agresores para intentar separarles de la víctima. "Me identifiqué como agente de la autoridad, que estoy habilitado para ejercer en determinados casos", explicó.

Los dos sujetos, acompañados de una mujer, se marcharon del lugar y se retiraron unos metros. "El joven estaba aturdido. Preguntó por su cartera y me di cuenta de que los agresores le habían quitado la mochila", abundó.

El mando de los bomberos que había terciado en la paliza fue tras ellos para requerirles a que les diera la maleta. "El más bajo fue a agredirme, pero lo pude reducir. Descuidé al más alto, que se abalanzó sobre mí y el primero me golpeó con la barra de hierro en la cabeza".

El bombero empezó a sangrar por la cabeza, pero no llegó a perder la consciencia y se incorporó. "Llamé a las ambulancias y a la Policía". Agentes de la Unitat d'Intervenció Immediata (UII) de la Policía Local detuvieron poco después a los dos sujetos.

Al ser atendidos en Son Espases, el joven recibió 38 puntos de sutura y el mano de bomberos una decena. "El chico temblaba y estaba horrorizado. Si no para la agresión, habría terminado mal. Los jóvenes, como el de la calle Aragón, se tienen que acostumbrar a intervenir en estos casos y a no quedarse de brazos cruzados, por lo menos para parar las agresiones", insistió.

El juez de guardia envió a prisión a los dos presuntos agresores por los delitos de robo con violencia, lesiones y atentado a agente de la autoridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook