24 de abril de 2019
24.04.2019
Investigación

La Policía imputa al menos dos incendios de contenedores a los pirómanos detenidos

Los agentes buscan pruebas de su implicación en otros fuegos, además del siniestro del domingo y otro en 2018 en s'Escorxador

23.04.2019 | 20:08

La Policía Nacional acusa a los dos presuntos pirómanos detenidos anteayer en Palma de al menos dos incendios de contenedores. Los agentes no tienen dudas de su implicación en el fuego del pasado domingo en s'Escorxador, ya que fueron captados de forma nítida por una cámara de seguridad arrojando un papel en llamas a uno de los depósitos. Algunas evidencias apuntan a que también son los autores de otro siniestro similar registrado el año pasado en la misma zona. Los sospechosos no viven allí, pero frecuentan los bares de la barriada. Ambos se han acogido a su derecho a no declarar, mientras los investigadores del grupo de Atracos siguen trabajando contra reloj para reunir pruebas de su posible participación en otros fuegos y aclarar por qué incendiaron los contenedores.

Los dos detenidos, españoles de 48 y 51 años, son amigos y suelen salir de copas juntos. Uno de ellos trabaja como asistente de personas con movilidad reducida en el aeropuerto de Palma y podría presentar algún tipo de discapacidad intelectual. Ambos fueron identificados plenamente horas después del voraz incendio declarado el domingo de madrugada en la calle Poeta Guillem Colom. Ardieron cinco contenedores, tres coches sufrieron daños y numerosos vecinos tuvieron que refugiarse de las llamas y el humo en la azotea de una finca.

Como adelantó ayer DIARIO de MALLORCA, una cámara de seguridad grabó el momento en el que prendían fuego a los contenedores a cara descubierta. En las imágenes puede verse cómo arrojan un papel en llamas a uno de los contenedores. Esta filmación y las gestiones posteriores fueron claves para identificarlos.

Varios agentes de la Policía Nacional y la Policía Local de Palma establecieron entonces un dispositivo de vigilancia. Los dos acusados fueron arrestados el lunes en la calle, uno a mediodía y otro por la tarde. Los investigadores llevaron a cabo sendos registros en sus domicilios, sin encontrar evidencias que los relacionaran con los incendios, explicaron ayer fuentes conocedoras del caso.

Con todo, los agentes del grupo de Atracos están convencidos de que son los autores tanto del incendio del pasado domingo como de otro fuego intencionado en contenedores ocurrido en 2018 también en las inmediaciones de s'Escorxador. Están acusados por el momento de un delito de incendio con grave riesgo para las personas.

Los investigadores siguen trabajando para reunir el mayor número de pruebas posible antes de que expire el plazo de 72 horas para poner a los acusados a disposición del juez. Los agentes centran sus esfuerzos en hallar indicios de la posible participación de los sospechosos en más fuegos de contenedores tanto en esa zona como en el resto de la ciudad, que desde finales de 2017 ha perdido más de 350 depósitos de basuras en incendios provocados, con un coste que supera los 350.000 euros para las arcas públicas. La Policía, a la espera de interrogar a los sospechosos, trata también de aclarar su móvil. Entre otras cuestiones, se está analizando el historial laboral de ambos ante la posibilidad de que actúen como venganza contra alguna empresa relacionada con la recogida de basuras. También se investigan sus movimientos en los últimos meses para comprobar si se encontraban en lugares dónde se han declarado fuegos de estas características.

La Policía tiene previsto agotar el plazo legal y poner a los dos acusados a disposición judicial mañana por la mañana tras tomarles declaración.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook