17 de abril de 2019
17.04.2019

La cabo británica agredida en Magaluf: "Estoy viva y eso es lo que importa"

La militar vuelca este mensaje en la red social desde la cama de Son Espases, donde se recupera de las lesiones

17.04.2019 | 16:04

"No puedo contestar a todos los mensajes, pero estoy viva y eso es lo que importa". Con estas palabras, la joven cabo británica, de 22 años, agredida por una amiga con un vaso de cristal en una discoteca de Magaluf responde en su cuenta de Facebook desde la cama de Son Espases, donde se recupera de sus lesiones. Su amiga ingresó en prisión por dicha agresión.

Tras este mensaje en la red social, multitud de amigos y conocidos muestran su alegría y satisfacción por el rápido restablecimiento de la víctima. "Te deseo una rápida recuperación", "contenta de que estés bien" o "ponte bien pronto" le desean a la militar herida por su amiga. No obstante, la víctima ha tenido un recuperación meteórica tras ingresar en estado crítico en Son Espases la madrugada del lunes. El martes pasó a planta del hospital y este miércoles la comisión judicial a tomarle declaración.

Los hechos ocurrieron sobre la una de la madrugada del lunes en la discoteca Bananas de Magaluf. Tres jóvenes amigas británicas estaban de fiesta y habían consumido grandes cantidades de alcohol. En un momento dado, dos de las jóvenes, de 19 y 22 años, mantuvieron una discusión y una de ellas le propinó un cabezazo a la otra, que le respondió arrojándole un vaso. El cristal se rompió y le provocó un profundo corte en el cuello, del que empezó a manar una gran cantidad de sangre.

Cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de lo ocurrido, desplazó al lugar a una de sus patrullas. Los agentes encontraron en el interior del local a la víctima, que sufría una gran hemorragia y había perdido mucha sangre. Mientras, el personal de seguridad de la discoteca había retenido a la presunta agresora.

La joven herida, de 22 años, fue trasladada con urgencia al hospital de Son Espases por una ambulancia. La chica estuvo a punto de morir a causa de la pérdida masiva de sangre. Una vez en el hospital, fue operada de urgencia y fue ingresada en estado crítico en la sala de Reanimación.

La tarde del lunes, la detenida Sidney C., de 19 años, fue puesta a disposición judicial. Durante su comparecencia ante el juez negó cualquier tipo de intencionalidad en las lesiones que sufrió la víctima. "Ha sido un accidente. Es mi mejor amiga y nunca le habría agredido", declaró. No obstante, el juez de guardia la envió a prisión por tentativa de homicidio y lesiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook