06 de abril de 2019
06.04.2019
Operación 'Kira'

Un detenido en la redada de La Soledat quemó 3.000 euros al ver a la Policía

Los sospechosos tenían un sistema de desagües con agua a presión para deshacerse de la droga a toda velocidad

06.04.2019 | 14:12

Uno de los detenidos en la redada antidroga del pasado viernes en La Soledat, en Palma, quemó unos 3.000 euros al ver a la Policía. El sospechoso trató de deshacerse de las pruebas de inmediato y decidió pegar fuego a un montón de billetes, que los agentes luego encontraron semicalcinados en un fregadero de la cocina de una casa allanada.

Los investigadores calculan que el hombre destruyó unos 3.000 euros. Los policías hallaron un montón de billetes mezclados de diez, veinte y cincuenta euros quemados e inservibles.

Además, la Policía Nacional se incautó de otros 5.000 euros en metálico en perfecto estado, diez teléfonos móviles, balanzas de precisión, medio kilo de cogollos de marihuana, 125 gramos de hachís, envoltorios de cocaína y restos recuperados de los desagües.

La operación 'Kira' permitió desmantelar ocho activos puntos de venta de droga en La Soledat vinculados al clan de El Pablo gracias a la detención el pasado viernes de ocho personas. Siete arrestados fueron puestos este sábado por la mañana a disposición del juzgado de guardia de Palma, ya que uno quedó libre en la Jefatura de Policía. La mayoría se acogió a su derecho a guardar silencio y no declaró ante el magistrado.

Seis detenidos por un delito contra la salud pública quedaron en libertad ayer al mediodía por orden judicial. Mientras, el cuñado de El Pablo, que acumula una docena de arrestos, la gran mayoría por narcotráfico, ingresó en prisión por un delito contra la salud pública y otro de organización criminal. La Policía Nacional considera que es uno de los cabecillas del clan, que ocupa un lugar descatado en la estructura de la organización.

El cuñado de El Pablo, que también cuenta con condenas anteriores, negó todos los cargos en rotundo y se desvinculó del tráfico de drogas.

Viviendas blindadas


Los narcos de La Soledat habían blindado a conciencia las viviendas hasta conseguir auténticos búnkeres. Las casas contaban con puertas blindadas de hierro. Precisamente, los agentes intervinieron cinco puertas con un peso de 250 kilos. Además, los inmuebles disponían de videovigilancia, ya que habían instalado una cámara en la fachada que captaba imágenes de la calle para alertar de la presencia policial.

Otro detalle revelador de las medidas de seguridad con las que contaban los sospechosos en estos domicilios es la red de desagües que tenían con agua a presión para deshacerse de las sustancias estupefacientes a toda velocidad. Con este sistema, podían desprenderse de la droga y otros efectos y pruebas de forma inmediata, ya que iba directamente al alcantarillado, lo que dificultaba enormemente las pesquisas a los especialistas de la Policía Nacional. En la redada antidroga del viernes participaron miembros de la UDYCO, UPR, Policía Científica de la Policía Nacional y también patrullas de la Policía Local de Palma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook