02 de abril de 2019
02.04.2019
Tribunales

Juzgado por quedarse más de 200.000 euros tras una expropiación en Selva

El hombre ha alegado que su hermana no quería que figurara el dinero a su nombre por motivos fiscales

02.04.2019 | 12:55
El acusado de apropiación indebida, durante la vista oral.

La Audiencia de Palma ha iniciado este martes el juicio contra un hombre acusado de apropiación indebida por presuntamente haberse quedado más de 200.000 euros de su hermana, que falleció, tras la expropiación de una finca rural de la que ambos eran titulares en Selva.

La fiscalía solicita para el sospechoso una pena de cuatro años de prisión, una multa de 12 meses con una cuota diaria de 20 euros y que indemnice a sus sobrinos con 214.600 euros por un delito continuado de apropiación indebida.

El hombre ha destacado que la relación con su hermana era estupenda, pero al fallecer "todo se fue a pique". Según su versión, ella era técnica administrativa y llevaba las cuentas suyas, de sus padres y de su cuñado.

El acusado ha reconocido que él cobró dos cantidades por la expropiación de la finca que él explotaba en Selva desde 1988. Primero, en 2004 recibió 52.500 euros y el resto, 264.600 euros, en 2009, según ha admitido. Según ha detallado, la primera cantidad se la repartieron en tres partes iguales entre sus padres, su hermana y él. Mientras, el resto del dinero, su hermana, le dijo que no quería que figurara a su nombre por motivos fiscales. "Ella me dijo que hacía la declaración de la renta conjunta con su marido y que no quería más cuentas", ha subrayado el encausado.

El hombre ha precisado que su hermana iba sacando dinero de la familia en el cajero para ella. "No había ninguna desconfianza entre nosotros", ha asegurado. "En vida, ella nunca me pidió el dinero. Me decía 'ya te lo iré pidiendo así como lo necesite'", ha añadido. Según ha recordado, la relación con su cuñado y sus sobrinos se deterioró tras el fallecimiento de su hermana en enero de 2013.

El sospechoso también ha admitido que cobró 188.000 euros de indemnización de la Administración por los desperfectos que se causaron en la finca como consecuencia de la expropiación, tras iniciar un procedimiento contencioso administrativo. "He ido gastando dinero para restablecer y reponer la finca. Ahora aún deben quedar unos 100.000 euros", ha manifestado. El hombre ha señalado que este dinero no lo repartió con su cuñado ni con sus sobrinos. "El pacto de la familia del reparto de las fincas no lo ha respetado mi cuñado y, encima, me ha denunciado por estafa", ha lamentado el encausado.
 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook