29 de marzo de 2019
29.03.2019
Fraude

El dueño de Autoclick creó una empresa en Taiwán tras fugarse de España

Salvador Llinàs aparece como titular de una sociedad dedicada al comercio de vehículos desde junio de 2018 en el país asiático

29.03.2019 | 02:45

Salvador Llinàs Oñate, el dueño de la empresa mallorquina de alquiler de coches Autoclick acusado de estafar 50 millones de euros, creó una sociedad en Taiwán tras fugarse de España. El hombre, de 42 años y sobre quien pesa una orden internacional de detención, figura desde junio de 2018 en los registros públicos del país asiático como propietario de New World Investment, radicada en Taipei. La compañía se dedica al comercio de automóviles al por mayor, según consta en los ficheros del país asiático consultados por este diario. En la sociedad participa también una mujer, L.C.M., que a su vez consta como administradora de dos empresas en Palma. La sede de una de ellas es una mansión de la zona de Son Vida.

La actividad de Llinàs en Taiwán comenzó en cuanto arreciaron las denuncias contra él. El dueño de Autoclick huyó de España cuando la Guardia Civil empezó a investigar sus actividades. Según las pesquisas, se fugó tras saquear la empresa durante meses, desviando al menos cinco millones de euros a sociedad afines y de sus hermanos Antonio y Mónica, también huidos de la justicia. Esta última recibió durante casi un año 3.500 euros mensuales de Autoclick por una "consultoría estratégica". Los investigadores ponen en duda que llevara a cabo esta labor, ya que las facturas fueron emitidas desde Cancún (México), donde al parece reside la mujer.

Varios empleados del rent a car con sede en el polígono de Son Oms de Palma confirmaron a los investigadores de la Guardia Civil que Autoclick falsificaba documentos habitualmente. Según el relato de estos trabajadores, por un lado se falseaban contratos de alquiler de vehículos para ocultar a las empresas propietarias que habían sido vendidos sin su consentimiento. Por otro, se alteraban documentos para aparentar que los automóviles procedían de otros países y, por tanto, la transacción estaba exenta del IVA. El juez que investiga el caso ha pedido a la Agencia Tributaria que elabore un informe sobre el fraude al erario público cometido con este sistema. Los investigadores se han incautado de abundante documentación fraudulenta que avala el relato de estos testigos.

Los empleados explicaron también que recibían pluses en sus nóminas por vender los coches que en realidad no eran de Autoclick. Los directivos de la empresa, con Llinàs al frente, les remitían listados por correo electrónico de los vehículos que debían ofrecer. En la empresa era vox pópuli la venta de turismos de manera fraudulenta, según los testimonios recabados por la Guardia Civil.

El titular del juzgado de instrucción número 9 de Palma imputa a los hermanos Llinàs Oñate delitos de estafa, alzamiento de bienes, insolvencia punible, falsificación en documento mercantil, blanqueo de capitales y contra la hacienda pública.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook