24 de marzo de 2019
24.03.2019
Semana negra

Un abrazo paternal para apoyar al parricida

24.03.2019 | 02:45
Bruna, la perra de Protección Civil de Escorca fallecida esta semana.

A principios de esta semana, el parricida de Menorca se conformó con doce años de prisión por haber matado a su madre a cuchilladas y haberlo intentado con su padre durante un brote de una enfermedad psíquica. Su progenitor recibió tres puñaladas en zonas vitales y logró salvar la vida. Al acabar la vista, el hombre pidió permiso al magistrado para poder ver a su hijo. En un breve encuentro privado, el padre abrazó al joven y le dio ánimos. En una muestra más de afecto, le calmó y le dijo que ya estaba, que ya había pasado todo y que estuviera tranquilo. Ahora, el acusado tendrá que cumplir la condena en un psiquiátrico penitenciario. Si recibiera el alta médica, debería regresar a una prisión convencional.

Misterioso chorro

El pasado día 15 por la tarde, un gigantesco chorro de agua se alzó sobre la bahía de Palma. La imagen que acompaña a estas líneas fue captada desde Pòrtol y muestra su magnitud. Empeñados en saber su origen, desde el diario contactamos con varios cuerpos de emergencias para saber qué estaba ocurriendo. Pero nadie sabía nada. Finalmente, logramos averiguarlo. Un equipo de televisión estaba grabando un reportaje a bordo de un barco de Salvamento Marítimo, que activó varios sistemas de emergencias para la filmación.

Identificado por los pelos

El pasado lunes un hombre fue juzgado en Vía Alemania por una agresión sexual en grado de tentativa a una joven. Su abogado defensor reclamó la libre absolución al recalcar que la víctima no le vio la cara, solo le identificó por el pelo. "No han quedado acreditados los hechos, él no estaba en ese lugar", incidió el letrado.

"Estoy tenso"

El juicio se le hizo cuesta arriba antes de empezar. Un acusado sufrió una indisposición al inicio de la vista oral en la Audiencia de Palma. "Necesito cinco minutos porque estoy tenso, no me encuentro bien, necesito sentarme y relajarme", aseguró el sospechoso, asistido por una intérprete, ante el tribunal. La sala accedió y le permitió que descansara. Los cinco minutos iniciales se convirtieron en dos horas, ya que el encausado solicitó luego ser reconocido por un médico. Las magistradas llamaron a un forense para que le visitara. El facultativo le dio una pastilla para la tensión y el paciente se recuperó. Así, pudo retomarse el juicio, pero dos horas después, cuando ya eran las doce y media del mediodía.

Disculpas por la demora

La magistrada presidenta pidió disculpas a los testigos a medida que iban entrando en la sala para declarar por el retraso que se produjo como consecuencia de la indisposición del acusado. Por suerte, el paciente no volvió a recaer.

Lección sobre hackers

En este mismo juicio por estafa y falsificaciones de tarjetas de crédito, dos guardias civiles antiguos miembros del Grupo de Patrimonio dieron una lección sobre la forma de operar que tienen los hackers en Vietnam y Estados Unidos. Según detallaron, los piratas informáticos vendes datos a través de Internet como los primeros dígitos de la entidad bancaria y las cantidades que pueden defraudar. Luego, proporcionan el resto de la numeración de una tarjeta de crédito para poder operar de forma fraudulenta. Un verdadero mercado negro de cifras difícil de desentrañar.

Luto en Protección Civil

Esta semana ha fallecido Bruna, una perra de Protección Civil de Escorca especializada en la búsqueda de personas que a lo largo de 11 años participó en una veintena de operativos, entre ellos el de Malén Ortiz. Su muerte ha causado una gran consternación entre los voluntarios de Mallorca, ya que era un animal muy conocido y querido.

Una pesadilla

Un jubilado acude con asiduidad a los juzgados de Vía Alemania para denunciar a sus vecinos. Hace unos días acabó a gritos con un funcionario al que acusaba de haberse quedado unos papeles y tuvieron que intervenir los vigilantes de seguridad para calmar los ánimos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook