18 de marzo de 2019
18.03.2019
Tribunales

Doce años de cárcel por matar a su madre en Ciutadella e intentar asesinar a su padre

El joven acusado, al que se le apreció una eximente por alteración psíquica, confesó ayer los hechos y evitó un juicio con jurado

18.03.2019 | 10:50

El parricida de Menorca ha aceptó este lunes en la Audiencia de Palma doce años de prisión por matar a su madre a puñaladas e intentarlo con su padre durante un brote de una enfermedad psíquica en el verano de 2016.

El joven reconoció los hechos este lunes a primeras horas de la mañana, lo que evitó la celebración de un juicio con jurado. 

Fiscalía y defensa alcanzaron un acuerdo de conformidad y se le apreció la circunstancia eximente incompleta de alteración psíquica, ya que cuando cometió el crimen tenía sus facultades mentales alteradas debido a una esquizofrenia paranoide que padece.

El sospechoso, que permanece encarcelado, se enfrentaba a una petición de condena inicial de 31 años de prisión. Este lunes se conformó con doce años: ocho años por homicidio por haber matado a su madre y otros cuatro años por una tentativa de homicidio por tratar de matar a su padre a cuchilladas. 

Además, también deberá pagar una multa de cinco meses a razón de diez euros diarios por un delito de lesiones, ya que también agredió a su hermano.

Los hechos se remontan al pasado 25 de agosto de 2016, sobre las once de la noche, cuando el acusado se hallaba en un domicilio de Ciutadella, en Menorca, pasando las vacaciones junto con su familia y unos amigos.

Después de haber cenado, el encausado se marchó a su habitación, tumbándose en la cama sin llegar a dormirse. Minutos más tarde, se levantó, se dirigió a la cocina y cogió un cuchillo de 17 centímetros de hoja. Se sentó en la terraza de la vivienda a fumar un cigarro con la intención de quitarse la vida.

Su hermano, al ver la situación, se sentó con él en la terraza y el sospechoso, al ver que no se marchaba de su lado, se levantó y volvió a la cama con el cuchillo escondido. Ante lo sucedido, su hermano avisó a sus padres.

Entonces, su madre fue a su habitación y al no permitirle que se autolesionara él se abalanzó sobre ella y le asestó 39 puñaladas en distintas partes del cuerpo como la cabeza, el tórax y el abdomen. La progenitora falleció poco después.

Al escuchar los gritos de la mujer, el padre del sospechoso fue a la cocina, cogió un cuchillo de sierra y acudió a la habitación para socorrer a su esposa, momento en el cual el joven forcejeó con él y le asestó tres cuchilladas en el tórax y el abdomen.

Por último, el hermano intentó quitarle el cuchillo y forcejeó con él. Sufrió una herida en la mano derecha.

Durante estos hechos, el encausado trató de quitarse la vida infrigiéndose a sí mismo numerosas puñaladas en distintas partes del cuerpo. Tenía afectadas sus capacidades mentales debido a una alteración psíquica. Por ello, cumplirá la condena en un psiquiátrico penitenciario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook