14 de febrero de 2019
14.02.2019
Tribunales

El fiscal pide 5 años a la conductora ebria que mató a Paula Fornés en sa Ràpita

El ministerio público acusa a la mujer de conducir sin carné, con un documento falso y de un homicidio imprudente en concurso con lesiones imprudentes y circular bebida

14.02.2019 | 16:09

El fiscal reclama penas que suman cinco años de prisión para Renata G., la conductora que mató a la menor Paula Fornés, de 15 años, a la que atropelló cuando conducía borracha, sin carné, sin seguro y con un documento polaco falso durante la pasada Nit de Sant Joan en sa Ràpita.

El ministerio público acusa a la mujer de tres hechos delictivos: conducción sin carné; falsedad documental por utilizar un carné de conducir polaco que, según las autoridades de su país, resultó ser falso; y por un homicidio imprudente en concurso con unas lesiones imprudentes y con un delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

Por el primer hecho, la fiscalía de Manacor solicita una pena de multa de 20 meses con una cuota diaria de seis euros; por el segundo, pide un año de cárcel y otra multa de nueve meses a razón de seis euros al día; y por el último, reclama cuatro años de prisión, así como la privación del derecho a conducir vehículos a motor durante cinco años.

Por su parte, los abogados de la acusación particular, Manuel Ponce y Daniel Castro, en representación de la familia de la menor fallecida, piden once años y un mes de cárcel para la acusada.

La sospechosa, de 45 años y origen polaco, huyó del lugar del atropello sin auxiliar a la víctima e invadió el carril contrario, lo que obligó a otro coche a detenerse y realizar una maniobra evasiva para no chocar.

Unos testigos siguieron a la conductora fugada y lograron interceptarla más tarde. Cuando la Policía Local de Campos la sometió a la prueba de alcoholemia, dio positivo al cuadruplicar la tasa máxima permitida. Fue detenida y encarcelada, pero once días después salió libre al pagar 12.000 euros de fianza, como solicitó su abogado defensor, Miquel Àngel Ordinas.

La familia de Paula Fornés llevó a cabo movilizaciones en la isla y recogió cerca de 300.000 firmas en Change.org en Internet para modificar el Código Penal y endurecer las condenas a los causantes de este tipo de accidentes en carretera. Las firmas fueron entregadas en el Congreso. Una masiva concentración recordó a la adolescente el pasado 13 de julio en sa Ràpita. La acusada, Ranata G., cuanta con una condena anterior en 2015 por cinducir ebria por s'Estanyol.

El atropello mortal se produjo el pasado 24 de junio de 2018 de madrugada cuando la sospechosa conducía un Skoda Fabia de su pareja sin el seguro en vigor. La mujer carecía del permiso de conducir y utilizaba un documento que resultó ser falso según un informe de la Guardia Civil, que contactó con las autoridades polacas, quienes confirmaron que ese carné no existía en sus bases de datos ni había podido ser expedido en el país.

La conductora circulaba por la calle Miramar en sa Ràpita, sentido Campos, tras haber ingerido bebidas alcohólicas en la Nit de Sant Joan, lo que afectaba a la conducción. A la altura del número 117, se salió de la vía y atropelló a un grupo de seis menores que caminaban por la zona. Paula Fornés, de 15 años, sufrió gravísimas lesiones y murió en el lugar. Otra menor de la misma edad fue arrollada y resultó herida.

Acto seguido, Renata G. continuó su marcha sin auxiliar a las víctimas. Al darse a la fuga, condujo de forma anómala invadiendo el carril contrario y con exceso de velocidad, por lo que puso en peligro la integridad física de otros usuarios de la vía. Dos testigos que se cruzaron con ella la persiguieron hasta darle alcance. Luego, la Policía Local la detuvo. En una primera prueba de alcoholemia dio una tasa de 1,20 mg/l y luego 1,09 y 1,03 mg/l.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook