13 de febrero de 2019
13.02.2019

Piden 18 años por la muerte a golpes de un joven en Ibiza

El juicio, con jurado popular, se celebrará entre el 2 y el 4 de abril en la Audiencia Provincial de Palma

13.02.2019 | 02:45
Uno de los detenidos por el crimen de Eivissa.

La Fiscalía pide 18 años de prisión para el presunto autor del golpe que le causó la muerte a Santiago Garrido en Eivissa el día de Navidad en 2017. El juicio, con jurado popular, está previsto que se celebre del 2 al 4 de abril en la Audiencia Provincial de Palma.

La acusación particular, que representa a la familia del ibicenco, solicita 20 años de cárcel para los dos miembros de una banda conocida como "Los Guasones", acusados del crimen. Ambos permanecen en prisión preventiva.

Quién le dio el botellazo a Santiago Garrido, de 23 años, cuando iba por ses Figueretes en dirección a su casa en la madrugada del día de Navidad de 2017, cuál fue la participación de cada uno en la agresión que le causó la muerte al joven y quién le entregó el móvil sustraído a una tercera persona son algunas de las cuestiones que los principales sospechosos de la banda latina "Los Guasones" (S.G.Z. y C.G.P.H.) y las dos menores que les acompañaban y que fueron testigos del crimen no aclararon en sus declaraciones en los juzgados ni en la comisaría, ya que ofrecieron versiones "contradictorias" de los hechos.

Según la investigación policial de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional de Eivissa, S.G.Z. es el cabecilla del grupo y el presunto autor material del homicidio y por ello el juzgado de guardia decretó prisión preventiva sin fianza el pasado 15 de marzo de 2018 y dejó en libertad con cargos al segundo investigado, C.G.P.H. Esta decisión fue recurrida por la acusación particular al considerar que existían "claros indicios de su participación en la agresión y posterior fallecimiento" del joven de 23 años, y riesgo de fuga.

Aunque la Fiscalía reiteró mantener la libertad del segundo implicado en el crimen de Navidad ante la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Palma, la Sala decretó el ingreso de C.G.P.H. en la cárcel de Eivissa porque concurrían "los indicios de conjunta participación".
"Quién de los investigados asestó el mortal golpe a la víctima no debe guiar la decisión que ahora corresponde a esta Sala adoptar", argumentaron entonces los magistrados en el auto.

Además, la Sala señaló las "contradicciones" en las versiones de los hechos que ofrecieron los dos investigados por este crimen. En primer lugar, S.G.Z. negó que en la madrugada del 25 de diciembre se cruzase con nadie en el trayecto que va desde ses Figueretes hasta la casa okupa a la que llegaron finalmente, en contraposición con lo manifestado por el otro sospechoso y una de las dos menores.

C.G.P.H., por su parte, sostuvo que no tuvo "una participación directa" en el robo violento, pero reconoció que acompañaba a las dos menores y a S.G.Z. y que fue este último el que golpeó a Garrido con una botella. Sin embargo, en la primera declaración que prestó esta persona en la comisaría de Eivissa afirmó que los dos investigados le contaron que fue C.G.P.H. el autor del botellazo a la víctima, pero una de las dos menores manifestó que fue el cabecilla del grupo, S.G.Z. Asimismo, añadió que ambos le propinaron golpes y puñetazos.

La otra adolescente, por su parte, aseguró no recordar "absolutamente nada" porque dijo que estaba borracha y drogada, pero el segundo implicado insistió en que había consumido "poco alcohol y ninguna droga". En cuanto a quién portaba el teléfono móvil, C.G.P.H. aseguró que fue S.G.Z. quien le entregó el móvil sustraído a un amigo y le contó lo ocurrido. No obstante, era C.G.P.H. el que lo llevaba encima cuando llegaron a la casa okupada en la que residían, según otro testigo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook