05 de febrero de 2019
05.02.2019
Tribunales

Un joven confiesa que causó graves lesiones oculares a otro de un puñetazo

El acusado, para quien la fiscalía pide 11 años de prisión, admite que agredió a la víctima en Campanet

05.02.2019 | 13:42

Un joven ha reconocido este martes en el juicio que causó graves lesiones oculares a otro al propinarle un puñetazo durante una trifulca en Campanet. El sospechoso, ya condenado por otra agresión, ha asegurado que golpeó a la víctima "en defensa propia". "No iba con intención de darle en el ojo. Yo no empecé la pelea, intentaba evitarla", ha declarado. La víctima ha contado que recibió un golpe "por detrás" y que ha perdido buena parte de la visión en el ojo derecho. La fiscalía pide 11 años y tres meses de prisión para el procesado, imputado también por golpear a otro chico durante la riña, mientras su defensa reclama penas de entre tres meses y un año y medio de cárcel.

Los hechos ocurrieron sobre las cinco de la madrugada del 6 de julio de 2014, durante la celebración del carnaval de verano de Campanet. La víctima ha contado que iba caminando con su novia cuando el acusado cogió a la chica de la cintura. La riña empezó cuando le pidió explicaciones. "Me increparon y me siguieron. Empezaron a pegar a un amigo mío, fui a separarles y no pude llegar. Me pegó un puñetazo que me dio en la boca y el ojo", ha relatado durante la vista oral en la Audiencia de Palma. "Me caí al suelo. Solo veía con un ojo", ha señalado. El joven ha relatado que sufrió una hemorragia ocular y tuvo que ser operado pocos días después. "La visión se me ha reducido. Me afecta al leer", ha contado el chico, que ha tenido que sentarse durante su declaración al sentir un mareo.

Un amigo de la víctima ha contado que él también fue agredido por el sospechoso. "Le dije que no queríamos líos. Empezaron a pegarme entre siete. Luego vino él, me preguntó si estaba bien y me dio un puñetazo", ha dicho el joven, que precisó seis puntos de sutura en la ceja por el golpe recibido.

El acusado solo ha admitido haber pegado al chico que sufrió las lesiones oculares. Ha reconocido que cogió a la chica de la cintura, pero ha afirmado que fue el otro grupo quien inició la riña. "Vinieron de forma chulesca, buscando trifulca. Estábamos hablando y sentí un puñetazo. Me defendí", ha asegurado. "Yo solo pegué un puñetazo. Para defenderme, no para atacar. No tenía intención de darle en el ojo. Fue en defensa propia", ha sentenciado.

Varios forenses y oculistas han ratificado que el perjudicado ha sufrido lesiones "irreversibles" en el ojo derecho. Según los peritos, ha perdido más de de un 50 por ciento en la visión de ese ojo.

La fiscalía ha mantenido su petición de 11 años y un mes de cárcel para el procesado por dos delitos de lesiones con la agravante de reincidencia. El procesado ya fue sentenciado en 2014 por el mismo delito. La defensa, por su parte, considera que los hechos pueden ser considerados como un delito de lesiones imprudentes y ha reclamado una pena de tres meses de cárcel, planteando como alternativa otra de un año y medio de reclusión. El caso ha quedado visto para sentencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook