02 de febrero de 2019
02.02.2019
Temporal

Cierran al tráfico la carretera de Inca a Lluc por un derrumbe de la calzada

La circulación para vehículos ligeros podría restablecerse la próxima semana, pero las obras de reparación se prolongarán varios meses

02.02.2019 | 02:45

La carretera de Inca a Lluc quedó cerrada a causa de un derrumbe de la calzada ocurrido el jueves por la noche entre Caimari y el Coll de sa Batalla en Escorca. Precisamente la etapa de la Challenge Mallorca pasaba ayer por ese punto, por lo que se tuvo que cambiar el recorrido. La vía podría ser reabierta para vehículos ligeros la semana próxima, con un paso alternativo, pero las obras de reparación durarán varios meses.

El incidente ocurrió sobre las diez y media de la noche del jueves a la altura del kilómetro 7 de la Ma-2130, la carretera de Inca a Lluc. Al parecer, el mal tiempo provocó la caída de un muro de contención y el derrumbe de la calzada. Como medida de precaución, se cortó el tráfico en ambos sentidos entre los kilómetros 7 y 15 de dicha vía. Está previsto que permanezca clausurada todo el fin de semana. Técnicos de Carreteras del Consell de Mallorca trabajan para tratar de restablecer el pavimento lo antes posible.

Precisamente, la Challenge ciclista de Mallorca tenía previsto pasar ayer por ese punto. En concreto, tras el descenso del Puig Major a Lluc los ciclistas debían enfilar, sobre las tres de la tarde, ese punto de Caimari, en el término municipal de Selva, antes de concluir en Pollença. La única alternativa que se presentaba fue desviar a los deportistas.

El tramo de carretera cerrado por derrumbe entre Caimari y el Coll de sa Batalla podría tener un paso alternativo para coches (no para vehículos de grandes dimensiones) a partir de la semana que viene si el terreno acaba estabilizándose. Así lo manifestó la consellera de Territorio e Infraestructuras, Mercedes Garrido, quien, sobre la posibilidad de anticiparse a este tipo de situaciones, aseguró: "Tenemos una Serra fantástica, preciosa, pero se mueve. Es muy difícil preverlo".

Respecto a la reconstrucción de este tramo viario, los plazos que maneja el Consell son más amplios. El director insular de Infraestructuras y Movilidad, Joan Cifre, manifestó que las tareas de reconstrucción durarán como mínimo unos dos meses.

"Ha caído un tramo de 20 metros de un muro de siete metros de altura y se está comprobando cómo evoluciona teniendo en cuenta las previsiones meteorológicas", indicó.

Las obras empezarán cuando el presidente del Consell de Mallorca, Miquel Ensenyat, firme el decreto de emergencia.

La Colònia de Sant Jordi (municipio de ses Salines) también sufrió ayer los efectos del mal tiempo. Principalmente el paseo litoral ha padecido los peores embates del temporal, según informa Tomeu Obrador.

En determinados puntos costeros de la localidad se ha depositado material y la pasarela de madera también se vio dañada en lugares concretos, mientras las grandes olas impresionaron a vecinos y visitantes. No es la primera vez que cuando hay temporal el paseo litoral de esta zona sufre importantes daños a causa de un temporal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook