30 de enero de 2019
30.01.2019
Tribunales

Tres nigerianos condenados por los graves disturbios en Son Gotleu en 2011

Los acusados han aceptado penas de entre seis meses y un año de prisión por agredir a policías y destrozar vehículos

30.01.2019 | 02:45
Un grupo de africanos, frente a varios agentes de la Policía Nacional, durante los disturbios en Son Gotleu en agosto de 2011.

Tres hombres nigerianos han sido condenados por los graves disturbios registrados en Son Gotleu tras la muerte de un compatriota en el verano de 2011. La revuelta enfrentó a decenas de africanos, que culpaban de la muerte de la víctima a clanes gitanos, con la Policía. Quemaron contenedores, atacaron con palos y piedras a los agentes y destrozaron vehículos en la mayor algarada de los últimos años en Mallorca. Los tres condenados han admitido su implicación en los hechos y se han conformado con penas de entre seis meses y un año de prisión por delitos de desórdenes públicos, atentado y daños. Un cuarto imputado acabó absuelto y otros tres están declarados en rebeldía.

La fiscalía llevó a juicio a siete personas por los violentos disturbios registrados durante la madrugada y la mañana del 29 de agosto de 2011 en las calles de Son Gotleu. Según el ministerio público, que reclama sendas penas de tres años de prisión, los acusados formaban parte del grupo de nigerianos que, armados con palos, piedras, botellas y otros objetos, hirieron a nueve policías y dañaron nueve coches y dos motocicletas.

Uno de los procesados compareció ayer en un juzgado de lo penal de Palma. El hombre, de 46 años, reconoció que arrojó piedras y otros objetos contra cuatro policías nacionales. Los agentes sufrieron lesiones y tardaron entre cinco y diez días en recuperarse. Además, el acusado admitió que golpeó un coche y una motocicleta, causándoles daños valorados en más de 400 euros. Por estos hechos, el hombre se declaró autor de delitos de desórdenes públicos, atentado y daños, por los que aceptó en total un año de cárcel y 360 euros de multa. Deberá indemnizar a los agentes con un total de 875 euros y a los dueños de los dos vehículos dañados. Si hace frente a estos pagos, no ingresará en prisión.

Esta condena se une a la de otros dos procesados, que ya admitieron su implicación en otro juicio. Uno de ellos causó lesiones a un policía local al tirarlo al suelo cuando era detenido, por lo que aceptó un año de cárcel, y el otro provocó destrozos en el mobiliario urbano durante los disturbios, lo que le valió una condena de seis meses. En aquella ocasión fue juzgado otro de los procesados, que negó su participación en la revuelta y acabó absuelto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook