20 de enero de 2019
20.01.2019

Piden 10 años de cárcel por incendiar la vivienda de su expareja en Palma

El sospechoso prendió fuego a la puerta de la casa tras amenazarla por teléfono durante dos días

20.01.2019 | 00:27
Un policía, durante la extinción del incendio provocado por el acusado en la casa de su expareja.

La fiscalía pide 10 años de cárcel para un joven acusado de incendiar la vivienda de su expareja en Palma. El sospechoso habría pegado fuego a la puerta de la casa tras enviar a la víctima numerosos mensajes amenazantes, en los que se refería explícitamente a quemarla viva. El fuego obligó a intervenir a bomberos y policías, que detectaron sustancias acelerantes. Está previsto que el juicio se celebre la próxima semana en la Audiencia de Palma.

Los hechos ocurrieron a finales del año 2017. Según el ministerio público, el procesado, que tenía entonces 29 años, se enteró de que su expareja había iniciado una relación sentimental con otra persona. Entre el 6 y el 7 de diciembre, el joven dejó varios mensajes en el contestador del teléfono de la víctima en los que además de insultos había amenazas tan graves como explícitas. "Esta noche te vas a quemar como un perro. Te voy a quemar viva", llegó a decirle.

El acusado pasó de las palabras a los hechos. Hacia las diez y media de la noche del 7 de diciembre, se dirigió al domicilio de su expareja, en Palma. Con una sustancia inflamable, roció la puerta de la vivienda y le pegó fuego, según el escrito de la fiscalía.

La acusación relata que el sospechoso era consciente del riesgo que corrían los vecinos de la finca. El incendio fue descubierto por uno de los moradores, que arrojó varios cubos de agua sobre las llamas. El siniestro obligó a intervenir a la Policía Local y los Bombers de Palma. Los equipos de emergencias comprobaron enseguida que el incendio había sido intencionado.

El acusado fue detenido poco después. Tras dos días de arresto, quedó en libertad por orden judicial. Como medida cautelar, se le impuso una orden de alejamiento de su excompañera.

La fiscalía entiende que estos hechos constituyen un delito de incendio y otro de amenazas. Por ellos reclama ocho y dos años de prisión respectivamente. Además, la acusación pide que se le prohíba acercarse a menos de 500 metros y comunicarse con la víctima durante cinco años.

Está previsto que el juicio por estos hechos se celebre el viernes de la semana próxima en la sección segunda de la Audiencia Provincial de Palma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook