12 de enero de 2019
12.01.2019
EN DIRECTO
Tribunales

Condenado por matar en una pelea a un compañero de trabajo en Palma

El acusado, que dio un puñetazo a la víctima, acepta dos años de cárcel por homicidio imprudente

11.01.2019 | 23:34

Un hombre aceptó ayer dos años de prisión por matar a un compañero de trabajo durante una pelea en Palma. El acusado admitió en el juicio que propinó un puñetazo en la cara a su rival, quien cayó desplomado al suelo y murió días después por las gravísimas lesiones sufridas en la cabeza. El procesado se declaró autor de un delito de homicidio imprudente con la atenuante de intoxicación etílica, ya que estaba ebrio y no tenía intención de acabar con la vida de la víctima. Indemnizará a la madre del fallecido con 6.000 euros, mientras la empresa para la que trabaja le abonará 3.500 y su aseguradora otros 6.000.

Los hechos ocurrieron en la tarde del 19 de junio de 2015 en la sede de una empresa situada en el número 1 de la calle Costa i Llobera, en Palma, donde trabajaban los dos implicados, de 34 y 36 años. Ambos se enzarzaron en una discusión ante dos de sus jefes y acabaron saliendo a la calle.

Allí, la víctima encendió un cigarrillo y le dijo al acusado que no quería pelearse con él. Fue entonces cuando el hombre, por sorpresa, le propinó un fuerte puñetazo en la cara. El perjudicado cayó al suelo, quedó inconsciente y sufrió una parada cardiorrespiratoria. Los efectivos sanitarios lograron reanimarlo y lo trasladaron a Son Espases en estado crítico. Presentaba un traumatismo craneoencefálico severo y acabó falleciendo justo una semana después de la agresión.

El acusado estuvo tres semanas en prisión preventiva. La fiscalía y la acusación particular le imputaron un delito de homicidio imprudente, por el que reclamaban cuatro años de prisión e indemnizaciones de entre 100.000 y 150.000 euros para la madre de la víctima.

Las partes alcanzaron ayer, antes de la celebración del juicio, un acuerdo de conformidad. El procesado se declaró en un juzgado de lo penal de Palma autor de un delito de homicidio imprudente con la circunstancia atenuante de intoxicación etílica, ya que actuó bajo los efectos del alcohol. Aceptó una pena de dos años de prisión, que queda suspendida, y deberá indemnizar con 6.000 euros a la madre del fallecido. La mujer recibirá otros 8.500 euros de la empresa y su aseguradora como responsables civiles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook