19 de diciembre de 2018
19.12.2018

Tres detenidos por obligar a una mujer checa a robar en comercios de Palma

Los explotadores coaccionaban, amenazaban insultaban y agredían a la víctima para que cometiera los delitos y llevaban años sin trabajar en Mallorca

19.12.2018 | 13:58
Un policía examina los efectos robados intervenidos a la banda de delincuentes rumanos en su domicilio.

Tres delincuentes rumanos, dos hombres de 20 y 30 años y una mujer de 25 años, obligaban a una mujer checa a robar efectos en diversos comercios de Palma. La mantenían sometida bajo continuas coacciones, amenazas, insultos y agresiones. Gracias a ello y a los hurtos que ellos mismos cometían llevaban años sin trabajar. La Policía Nacional ha detenido a los miembros de la banda por los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación laboral y comisión de delitos, coacciones y pertenencia a organización criminal.

La investigación policial se inició a raíz de la denuncia interpuesta por la víctima. Según su relato, cuando estaba en Rumanía, tres personas la captaron para que, supuestamente, cuidara a una niña en Mallorca, donde residían los delincuentes. Cuando la mujer checa llegó a la isla, se dio cuenta de que su labor difería sustancialmente de lo que le habían prometido. Además de cuidar a la menor y realizar las tareas del hogar en el domicilio, era obligada a robar todo tipo de efectos en grandes y pequeños establecimientos. Pese a su negativa a prestarse a ello, era sometida con coacciones, insultos, amenazas y agresiones.

Algunas de las palizas que le propinaron le causaron lesiones, pero no permitieron nunca que fuera atendida por un médico. Tampoco fue remunerada nunca por atender a la menor que cuidaba ni por los objetos que era obligada a robar. Por todo ello vivía en una situación muy precaria.

Cuando la Policía tuvo conocimiento de la explotación de la mujer, se dispuso su protección y se la trasladó a un centro especializado. Sin embargo, los miembros de la banda le amenazaron para que dejara las instalaciones y volviera con ellos. Algunos residentes presenciaron estos hechos y también sufrieron amenazas.

A raíz de este incidente, la Policía agilizó las investigaciones y detuvo a los tres miembros de la banda de delincuentes. En su domicilio encontraron numeroso dinero en efectivo, prendas de vestir, calzado y bolsos de prestigiosas marcas. Ninguno de los malhechores podía acreditar su procedencia. Muchos de estos efectos los enviaban a Rumanía y llevaban un elevado nivel de vida sin necesidad de trabajar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook