09 de diciembre de 2018
09.12.2018
Semana negra

La mujer que paró una ambulancia para fumar

09.12.2018 | 02:45
Vecinos de Pascual Ribot, expectantes ante la operación de la Guardia Civil.

Sábado, una y media de la madrugada. Una ambulancia traslada a una mujer que ha sufrido una indisposición al hospital Son Espases. El vehículo circula por la avenida Picasso cuando un coche, parado en uno de los carriles, le impide seguir avanzando. El vehículo tiene una de sus puertas abiertas y de él se apea una mujer que empieza a hacer gestos para que se pare. Los efectivos sanitarios, creyendo que ha ocurrido algo grave, frenan. Se apean para interesarse por ella y descubren su 'urgencia'. "¿Tenéis fuego?", les pregunta. Los sanitarios apenas pueden articular palabra. "No fumamos", aciertan a decirle, antes de seguir su camino.

No tan abstemio

Un hombre reconoció durante el juicio que había asaltado un supermercado con un cuchillo. La fiscalía acabó apreciando la atenuante de alcoholemia, al entender que cuando cometió el atraco tenía sus facultades mermadas. Al concluir la vista, la magistrada le recomendó que dejara el alcohol a la vista de los problemas que le acarrea. "No, si yo soy abstemio desde hace cuatro años", replicó. Curioso, porque el robo en cuestión se produjo el pasado verano.

"Hago lo que me sale de..."

"Yo haré lo que me salga... de la cabeza". Un joven acusado de un robo en el monasterio del Secar de la Real se mostró arrogante ante el magistrado cuando este le preguntó si en el juicio iba a estar de acuerdo con su expulsión. "Si me quiere expulsar, pues me expulsa porque hace mucho tiempo que no voy a mi país. Desde los doce años, así que podré ver a mi familia", replicó el muchacho en tono chulesco. El sospechoso, de 21 años y origen marroquí, cuenta con un procedimiento de expulsión abierto. "Míreme a la cara", le ordenó el juez en un par de ocasiones. El acusado, que lleva varios meses en prisión provisional, se mostró esquivo.

¿Necesita un notario?

El joven continuó hablando de forma desafiante: "Me tiene que dar más tiempo para cambiar de abogada, para el notario". El magistrado le informó: "¿Para el notario?, ¿pero tiene usted que comprar una casa? No le entiendo, usted está en prisión. Creo que lo que le interesa es que el juicio se celebre cuanto antes". El juez le indicó que la letrada había tomado nota de su deseo de cambiar de abogada. La secretaria judicial le dijo que si no entendía su letra, se lo podía explicar. El acusado respondió tajante: "No, gracias. He ido al colegio, sé leer".

Examen de matemáticas

Un veterano y prestigioso abogado sometió a un testigo a un examen de matemáticas durante un juicio. Se debatía la edad de un perro y el letrado pidió al hombre que le dijera los meses que habían transcurrido desde su nacimiento. Hasta en tres ocasiones tuvo que repetirle la pregunta. El testigo, visiblemente nervioso, no atinaba.

Campaña solidaria

La Policía Local de Palma ha puesto en marcha una campaña solidaria para recoger alimentos de primera necesidad y juguetes para familias necesitadas. La iniciativa ha partido de varios agentes , en activo y jubiliados. Han instalado en Sant Ferran un maniquí ataviado con un antiguo uniforme de guardia urbano y recuerdan cuando les dejaban regalos en navidad junto a la torreta desde la que dirigía el tráfico. Las primeras aportaciones ya han sido depositadas. La campaña seguirá hasta Sant Sebastià.

Expectación en Pascual Ribot

Accidentado operativo el realizado por la Guardia Civil el miércoles contra una banda de ladrones de casas. Durante el registro en la casa de uno de los sospechosos, en la calle Pascual Ribot de Palma, una familar de un detenido se desmayó en plena calle. El despliegue policial provocó también una gran expectación entre los vecinos de la zona.

Una rata muerta en la rampa

A principios de esta semana, apareció una rata muerta junto a la famosa rampa de los juzgados de Vía Alemania. Los ciudadanos que caminaban por la acera y se percataban de la presencia del roedor se estremecían. El ejemplar muerto no era muy grande, pero más de uno se llevó un buen susto al toparse con ella.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook