29 de noviembre de 2018
29.11.2018
Tribunales

Un conductor ebrio que mató a un hombre en Palma culpa del accidente a la víctima

El acusado sostiene que el otro coche se saltó un semáforo en rojo y circulaba a "velocidad elevada", pero testigos y policías desmienten su versión

29.11.2018 | 13:09
El acusado, durante el juicio.

Un conductor acusado provocar un accidente mortal en Palma cuando circulaba ebrio ha responsabilizado del siniestro a la víctima, un colombiano de 37 años, durante el juicio celebrado este jueves. El procesado, de 29 años y que se enfrenta a una petición de cuatro años de cárcel, sostiene que el hombre fallecido se saltó un semáforo en rojo y circulaba a "velocidad elevada". El joven ha admitido que había bebido alcohol antes de la colisión. Varios policías y testigos han desmontado su versión, afirmando que fue él quien se saltó dos semáforos y que conducía a unos 98 kilómetros por hora en un tramo limitado a 50.

El accidente ocurrió hacia las cinco de la madrugada del 29 de enero de 2017 en la confluencia de las calles Francesc Suau y Francesc Fiol i Juan, junto a s'Escorxador. El acusado, al volante de una furgoneta Fiat Ducato, ha reconocido que antes del siniestro bebió "dos cervezas y dos cubatas de whisky". De hecho, dio más del doble en la prueba del alcoholemia. "Yo iba a una velocidad moderada. Aceleré al ver el semáforo en ámbar. Ví que había un coche parado en el cruce y que me daba tiempo a pasar", ha afirmado. Según su relato, el coche de la víctima llegó a la intersección por su derecha y "pasó a una velocidad elevada", saltándose un semáforo en rojo.

Tres policías y dos testigos han rebatido su versión. Los agentes de la Policía Local que investigaron el accidente han asegurado que el conductor acusado se saltó dos semáforos en rojo y circulaba a unos 98 kilómetros por hora cuando se produjo la colisión. "Cuando él pasó, su semáforo llevaba seis segundos en rojo", ha sentenciado uno de los funcionarios, que ha añadido que el sospechoso ya se había saltado otra señal de preferencia justo antes del choque. Los agentes han concluido también que el conductor fallecido llegó al cruce con su semáforo ya en verde, por lo que no llegó a detener la marcha. Además, han explicado que la víctima no tuvo ninguna posibilidad de esquivar a la furgoneta.

Un testigo, que estaba detenido en el cruce por el que pasó la víctima, ha declarado que estaba "sin ninguna duda" en verde. "La furgoneta iba a una velocidad muy elevada", ha afirmado. La mujer que iba como copiloto en el turismo, que resultó herida, ha sostenido también que el coche "no iba muy rápido" y que tenía preferencia en el cruce.

La fiscalía solicita para el sospechoso cuatro años de prisión por delitos de homicidio y lesiones imprudentes y contra la seguridad vial. El juicio continuará el próximo día 12, con las declaraciones de varios peritos contratados por la defensa y la acusación particular para validar sus tesis.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook