21 de noviembre de 2018
21.11.2018

La Policía investiga por qué la denuncia de Sacri a su expareja se tramitó como daños y no como violencia de género

La víctima denunció que su expareja le había pinchado las ruedas del coche y relató el acoso que venía sufriendo en las últimas semanas–

21.11.2018 | 11:43
Sacramento Roca (izquierda) y Rafael Pantoja entrando en el juzgado.

La Policía Nacional ha abierto una investigación interna para averiguar si existió algún error al tramitar la denuncia de Sacri a su expareja, por pincharle las ruedas, como un delito de daños y no como violencia de género. Las pesquisas podrían derivar en la depuración de responsabilidades.

Cuando acudió a la Policía Nacional para interponer la denuncia, después de ver las ruedas pinchadas de su coche a la salida del trabajo, Sacramento Roca aseguró cuatro días antes de ser asesinada que se sentía "acosada" por su expareja, Rafael Pantoja. De hecho a la hora de interponer la denuncia centró sus sospechas en Pantoja como presunto autor. Además, aprovechó esta circunstancia para detallar el supuesto hostigamiento que había padecido a manos de él desde que ella decidió romper la relación y que sería más compatible con un caso de violencia de género que con un mero delito de daños.

Tal y como adelanta hoy DIARIO de MALLORCA, Sacri hizo constar en la denuncia que su expareja "viene constantemente al trabajo, me ha enviado una foto mía y de mis hijas con las caras tachadas, he tenido que bloquearle el teléfono", describió la mujer. En este caso, la Policía Nacional tramitó la denuncia por un delito de daños intencionados y la remitió a un juzgado de instrucción de Palma. No obstante, el órgano judicial sí apreció indicios razonables de que era un claro caso de violencia de género. Al revisar detalladamente la denuncia de Sacramento Roca, detectó elementos nítidos de violencia machista y lo derivó a un juzgado especializado. Llegó a esta entidad un día antes del asesinato, que se produjo mientras la víctima trabajaba de cajera en Conforama.

La Policía Nacional trata de determinar si hubo algún fallo sustancial en el procedimiento a la hora de tramitar la denuncia como violencia de género y si se cumplió el protocolo establecido para estos casos. La denuncia la interpuso el sábado 10 por los pinchazos en la rueda, se remitió al Juzgado de Instrucción como un presunto delito de daños intencionados y allí permaneció durante cuatro días, al quinto día, el día 15, fue derivado por el órgano judicial al juzgado de violencia contra la mujer. Al día siguiente, sobre las cinco menos cuarto del viernes 16, Sacri murió asesinada por su de su expareja de seis cuchilladas, al ser atacada por la espalda de manera sorpresiva cuando se encontraba trabajando.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook