21 de noviembre de 2018
21.11.2018
Crimen machista en Mallorca

La denuncia de Sacramento Roca: "Viene constantemente al trabajo y he tenido que bloquearle el móvil, me siento acosada"

La Policía no tramitó como violencia machista la acusación de Sacramento Roca contra su expareja - La víctima relató el acoso, pero el caso llegó a un juzgado ordinario por los daños al coche - Instrucción lo revisó y derivó a violencia sobre la mujer

21.11.2018 | 02:45
Rafael Pantoja, anteayer en Vía Alemania al ser puesto a disposición judicial por el asesinato de su expareja, Sacramento Roca (derecha).

Sacramento Roca aseguró en la denuncia presentada cuatro días antes de ser asesinada por su expareja, Rafael Pantoja, que se sentía "acosada". Sacri acudió a una comisaría de Policía para contar que le habían pinchado las ruedas del coche, centró sus sospechas en Pantoja y aprovechó para detallar el comportamiento del hombre desde que ella rompió la relación. "Viene constantemente al trabajo, me ha enviado una foto mía y de mis hijas con las caras tachadas, he tenido que bloquearle el teléfono", narró la mujer. La Policía Nacional remitió la denuncia por un delito de daños intencionados a un juzgado de instrucción de Palma, que al revisarla apreció elementos de violencia machista y la derivó a un juzgado especializado un día antes del asesinato.

Tras explicar que el sábado día 10 se encontró las ruedas del coche pinchadas al salir del trabajo, Sacramento Roca contó a la Policía por qué sospechaba que había sido su expareja. Según dijo, desde que ella cortó la relación a mediados de octubre, él la seguía y le enviaba mensajes con insistencia. Sacri explicó que Pantoja iba a su trabajo "constantemente" y que llegó a enviarle fotos en las que aparecían ella y sus hijas "con la cara tachada".

Roca había llegado a bloquear el número de teléfono de él para evitar que siguiera molestándola, tras lo que el acusado habría recurrido a amigos y familiares de ella para seguir enviándole mensajes. Contó también que pocos días antes había recibido al menos dos llamadas de desconocidos proponiéndole sexo, tras encontrar su número de teléfono en carteles colgados por Palma, y apuntó también hacia Pantoja como el posible autor. "Me siento acosada", sentenció la víctima, que negó a los agentes haber sufrido malos tratos durante su relación con el sospechoso.

La Policía Nacional remitió a principios de la semana pasada la denuncia a los juzgados como un asunto de daños por el pinchazo de las ruedas.

El juzgado de instrucción que asumió el asunto lo revisó y concluyó que existían indicios de un posible caso de violencia machista. Así, decidió inhibirse en favor de uno de los juzgados de violencia sobre la mujer de Palma, al que la causa llegó el pasado jueves, el día antes del crimen. Todavía no se habían practicado diligencias ni citaciones y solo se registró el asunto en la base de datos, según confirmaron ayer fuentes judiciales.

Allegados a Sacramento Roca han explicado que el hostigamiento de Pantoja hacia la mujer fue creciendo con el paso de los días y se agravó a principios de noviembre. El hombre había llegado a pedirle que le devolviera algunos regalos que hizo tanto a ella como a sus hijas y se mostraba muy ofuscado por la ruptura de su relación. Intentó darle celos enviándole "por error" mensajes con otras mujeres, acudió varias veces a la tienda donde ella trabajaba y llegó a ponerse en contacto con el padre de una de las hijas de Sacri para ofrecerle su ayuda y evitar que ella se quedara con la custodia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook