15 de noviembre de 2018
15.11.2018
Tribunales

El abuelo de la bebé fallecida en un coche en Manacor insiste en que se despistó

El hombre asegura que se desvió del trayecto a la guardería para ir a un bar, sin recordar que llevaba a su nieta en el coche durante todo el día

15.11.2018 | 18:24

El hombre acusado de la muerte de su nieta de diez meses en Manacor, a la que dejó durante ocho horas dentro de su coche en pleno agosto en lugar de llevarla a la guardería, ha insistido este jueves ante la jueza en que se despistó. El abuelo, de 56 años e imputado por un delito de homicidio imprudente, ha ratificado que se desvió del trayecto habitual hacia la escoleta para ir a desayunar a un bar y ya no recordó que llevaba a la niña en el coche en todo el día. Se ha definido como "muy olvidadizo" en sus asuntos personales, pero dice que nunca le dió importantancia a estos descuidos y que jamás había sufrido un despiste semejante.

El sospechoso ha comparecido este jueves a mediodía en el juzgado de instrucción número 1 de Manacor, encargado de la instrucción. Solo ha querido responder a la única pregunta que le hizo su abogado, Miquel Àngel Ordinas, para confirmar la versión ofrecida ante la Policía tras su detención el mismo día de los hechos, el pasado 10 de agosto.
En ella, el hombre relató entonces que salió de su domicilio en Manacor a las siete de la mañana y, como solía hacer, fue a Son Macià para recoger a su nieta. Metió a la pequeña en una sillita en la parte trasera de su coche y regresó a la capital del Llevant para dejarla en la escoleta. Pero "por despiste", no siguió la ruta habitual. "Me había levantado muy rápido y no había tomado café", explicó, para justificar que se desviara y se dirigiera a un bar, al que llegó poco después de las siete y cuarto de la mañana . Según su versión, ya entonces se olvidó de que la bebé seguía en el vehículo y no la había dejado en la guardería.

Hacia las siete y media de la mañana, el abuelo se dirigió con el coche hasta su domicilio, aparcó en la calle Hort d'es Cabré y subió a su casa. Tampoco entonces advirtió que la niña se quedaba encerrada en el turismo. A lo largo de la jornada, el hombre salió varias veces de casa. Fue a comprar, acompañó a dos familiares al Ayuntamiento para hacer un trámite y estuvo tomando un refresco con ellos en un bar, según explicó.

El hombre no fue consciente de su trágico descuido hasta que le llamó su hijo ya por la tarde para decirle que la niña no estaba en la guardería. "En un primer instante le dije que sí la había dejado en la escoleta, pero me di cuenta de que no recordaba haberla dejado. Bajé corriendo al coche y al abrirlo me percaté de que me había olvidado de mi nieta", contó.

El abuelo dijo ser "muy olvidadizo" para sus asuntos personales, como ir a hacer la compra, pero aseguró que nunca le ha dado importancia a estos descuidos ni ha recibido atención médica por ellos. También afirmó que jamás había sufrido ningún incidente cuando se quedaba a cargo de la bebé y negó haber consumido alcohol u otras drogas ese día.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook