14 de noviembre de 2018
14.11.2018
Investigación

El abuelo de la bebé fallecida en Manacor la llevó durante dos meses a la guardería

Los padres de la pequeña explican a la jueza que el hombre nunca había tenido problemas para cuidar a su nieta - Está acusado de homicidio imprudente por olvidar a la niña en su coche, donde estuvo ocho horas encerrada

14.11.2018 | 18:07
El abuelo de la bebé fallecida en Manacor la llevó durante dos meses a la guardería

El abuelo de la bebé fallecida en agosto en Manacor tras pasar ocho horas encerrada en un coche por un descuido llevaba dos meses haciéndose cargo de ella sin problemas. Los padres de la niña de diez meses han declarado este miércoles ante la jueza que el hombre, imputado por homicidio imprudente, se encargaba habitualmente de llevarla a la guardería y nunca tuvo ningún contratiempo. Ambos coinciden en que el acusado, de 56 años, no fue consciente del descuido hasta que la madre fue a buscar a la niña a la escoleta y descubrió que no estaba allí. El abuela está citado a declarar mañana en calidad de investigado.

Los padres han relatado en el juzgado que desde mediados de junio el abuelo paterno se encargaba ir a buscar a la bebé a su casa de Son Macià por la mañana para llevarla a la guardería de Manacor y la madre la recogía por la tarde. La pareja ha explicado que "nunca hubo ningún problema" y que el acusado cumplía su cometido sin contratiempos y "estaba encantado con su nieta".

El día que murió la niña, el 10 de agosto, el hombre fue a por ella hacia las siete y cuarto de la mañana, como era habitual. A las cuatro y cuarto de la tarde, la madre se presentó en la guardería y le dijeron que la bebé no estaba allí. La mujer pensó que su suegro había decidido pasar el día con la niña y contactó con el padre. Este llamó al abuelo, quien le respondió que creía que estaba allí, sin advertir todavía su fatal descuido. Fue tras una segunda llamada cuando el acusado descubrió lo ocurrido, bajó a su coche y encontró a la pequeña inerte, según el testimonio de los progenitores. La madre ha dicho que reclama la indemnización que pueda corresponderle, mientras el padre ha anunciado que renuncia a ella.

En el juzgado ha declarado también la policía nacional que coordinó el operativo tras el hallazgo del bebé, por el que los servicios sanitarios ya no pudieron hacer nada. La agente ha contado que el coche del abuelo estaba aparcado junto a su domicilio y que fue el hombre quien la sacó del vehículo y la llevó a su portal. El acusado repetía que se le había "olvidado" la niña en el turismo. Otro testigo ratificó que vio al abuelo llevar a la bebé en brazos hasta el portal antes de que llegara la ambulancia y la Policía.

El hombre, defendido por el letrado Miquel Àngel Ordinas, debe comparecer mañana ante la magistrada para ser interrogado sobre lo sucedido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook