13 de noviembre de 2018
13.11.2018
Testimonio

Una mujer asaltada en su chalé de Manacor: "Me pusieron en el suelo con los ojos vendados y las manos atadas hacia atrás"

El principal acusado ha indicado en el juicio que compró varios efectos sin saber que eran robados a un hombre en un portal a finales de 2014

12.11.2018 | 20:50
La acusada de receptación y su exnovio, acusado del violento robo, ayer en el juicio en Palma.

"Nos asomamos al pasillo de casa y vimos a tres personas con la cara tapada que venían corriendo a por nosotros. Nos fuimos corriendo a la habitación, pero nos alcanzaron y nos taparon los ojos. Me vendaron los ojos con ropa. Me pidieron el dinero y yo les dije que no teníamos dinero aquí". La dueña de una casa que fue asaltada en la urbanización Puig de Son Talent, a las afueras de Manacor, el pasado 18 de noviembre de 2014 por la tarde recordó ayer en el juicio en la Audiencia de Palma que estaba con su hijo de 15 años en la vivienda cuando oyeron "un ruido estridente". Según su versión, al principio no le dio importancia, pero a los cinco minutos otra vez oyeron el mismo ruido.

Tres encapuchados les maniataron y vendaron los ojos. "Me llevaron al vestidor, pero no había dinero. Me pusieron en el suelo con los ojos vendados y las manos atadas hacia atrás. Yo les reclamaba a mi hijo. Luego, me lo pusieron al lado. Al cabo de quince minutos escuché la furgoneta de mi marido que llegaba. Supongo que lo ataron y lo pusieron en el suelo", añadió la perjudicada ante la sala.

La Audiencia de Palma empezó ayer el juicio contra una pareja por el violento asalto en un chalé de Manacor en noviembre de 2014. El principal acusado, de 41 años, que se enfrenta a una petición de la fiscalía de once años de cárcel por un delito de robo con violencia en casa habitada y otro de tráfico de drogas, solo contestó a las preguntas de su abogado defensor. En su domicilio, los investigadores intervinieron más de 80 gramos de cocaína y objetos que habían sido robados.

El sospechoso indicó que compró varios efectos a un tal "Antonio" en el portal de un piso sin saber que eran robados. "Me lo ofreció al pasar por la plaza. Pagué entre 400 y 500 euros", manifestó ante el tribunal de la sección primera. Según él, el día del robo en el chalé, se hallaba en su casa.

Mientras, su entonces pareja, de 33 años, para quien la fiscal solicita dos años de prisión por un delito de receptación, recalcó que ella no sospechó de la procedencia ilícita de los objetos que su novio le facilitaba y que ella ponía a la venta a través de Internet. "Yo en mi vida había vivido esto, me registraron mi domicilio en Valencia", confirmó. Allí, los agentes hallaron un mechero y un libro electrónico que figuraban como robados.

'No os vamos a hacer nada'


La mujer que fue asaltada detalló cómo se produjo el robo. "Entraron por las cristaleras correderas del comedor, tenían las luces encendidas y la tele a tope. Uno de los tres nos decía 'tranquilos', 'no os vamos a hacer nada'. A mi marido le decían 'tu arquitecto' y él no era arquitecto. Era una casa nueva, recién hecha, aún faltaban cosas. Luego, nos llevaron a los tres al garaje, nos ataron a una silla y empezaron a abrir cajones", subrayó la mujer.

"Yo tenía mucho miedo. Me taparon los ojos enseguida, a mi hijo también. Nos ofrecieron agua. En el garaje nos limpiaron con toallitas. Uno nos decía 'tranquilos', 'esto es normal', 'no os preocupéis', 'estas cosas pasan', 'luego tendréis tiempo de llamar a la Policía'. Me pidieron lejía para borrar las huellas", explicó la víctima.

Según la perjudicada, los asaltantes se marcharon con el botín y les dejaron cerrados con llave. "Yo me pude desatar y luego desaté a mi hijo y a mi marido. Mi marido llevaba el móvil y llamé a la Policía Local. En cinco minutos, llegaron. Todo estaba revuelto", aclaró. Los ladrones se apoderaron de relojes, teléfonos móviles, una cámara acuática, joyas, un ordenador, una videoconsola y dinero. Varios de los efectos posteriormente fueron recuperados.

Dos vecinos señalaron ante la sala que el día del robo y unos días antes vieron a varias personas sospechosas en un coche que merodeaban por los chalés a las afueras de Manacor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook